21 de enero de 2017

El hombre que nació para jugar a los bolos y hacer historia

Benito Fernández, "El Rapaz de Alles", 50 años después
Benito Fernández Enterría 
Aniversario del primer y único triunfo de un tirador no cántabro en el Campeonato de España de bolo palma
Benito, a hombros de aficionados asturianos y compañeros de peñas cántabras, en la bolera de la plaza de las Estaciones (Santander), después de su triunfo histórico en 1966
http://www.lne.es
Aunque Benito Enterría (San Roque del Acebal -Llanes en 1942), hizo su primer guiño al sol en San Roque del Acebal, más tarde vivió en Oceño y no se afincó definitivamente en Alles hasta 1951, en que sus padres se instalaron definitivamente allí, al lado de la bolera. (Allí, al lado de la bolera, va sedimentando su afición, incentivada por aquellos inolvidables maestros: Diego Otero, Millán Martínez, Antonio Sánchez, Senén González…, que servirán de modelo a todos los rapaces (entonces muchos), que como Benito, bien de armadores o en la paredilla de la bolera, contemplaban sus evoluciones. http://premiospicopenamellera.hol.es)
El historial deportivo se inicia cuando todavía Benito vestía pantalones cortos en la bolera llanisca del "Bar Palacios", ya desaparecida, donde logra quedar Campeón de Asturias de Primera Categoría (1959). Allí demostró que el pantalón corto no es un estigma de inferioridad para los que tienen madera de campeones.

Benito Fernández, conocido como 'El Rapaz de Alles' legendario jugador de bolo palma
Luego ha sido dos veces Campeón de España Absoluto, lo digo ya aunque volveré sobre ello, por si alguno que pudiera leer estas líneas lo ignora o simplemente, ya con el paso de medio siglo, no se recuerda. También ha sido diez veces Campeón de Asturias individual, ocho Campeón de Asturias por parejas, una vez Campeón de España de Clubs, cinco veces Campeón del Torneo Diputación (Liga División de Honor), tres veces campeón de la liga de (Segunda Categoría.)
A nivel de peña Benito jugó en la P. B. Corral de Treceño, la P. B. Velarde de Santander, la Campanona de Alles, la P. B. de Torrelavega. la P. B. Comillas, la P. B. La Rabia, la P. B. Santa María del Sel y la P. B. Construcciones Rotella. En todas ellas puso lo mejor de sí mismo para intentar llevar a buen puerto aquéllos proyectos por los que esas peñas lucharon.
Jugó con Javier Gancedo la final del Campeonato de España de parejas en el año 1970 en Noriega. Una final, apoteósica con más de 2000 personas en la bolera, que perdieron en la última tirada por no ser capaces de hacer 26 bolos a los que le habían mandado los cántabros Sousa y Calixto. De todas formas son la pareja asturiana que más cerca ha estado de ganar un Campeonato de España de parejas (Absoluto)
Benito Fernández, presidente de la peña La Campanona, de Alles, hace entrega de la placa a la familia de Pedro Sánchez Guerra. Asociación Pico Peñamellera
Durante varios años formó con el cántabro Fidel Linares una de las parejas más sobresalientes y emblemáticas del bolo palma.
Y todo eso a pesar de haber tenido una importante lesión de espalda que le hizo jugar siempre con molestias y pasar por el quirófano. Y aunque volvió otra vez a las boleras con la fuerza de un novillero tuvo que dejar el juego casi en sus mejores años. Se fue con una mochila rebosante de recuerdos y amigos y un buen número de títulos, copas y trofeos que se recrean con orgullo en su coqueta vitrina de su casa de Alles, por cierto muy poco conocida.
Benito ha sido un jugador bastante completo. Con un brillante y efectivo juego a la mano y uno de los grandes birladores de media bolera para adelante de todos los tiempos. Ha jugado a los bolos por divertirse y ser feliz y si, al final, ganaba, pues mejor. Por eso después de quedar campeón de España la primera vez y después de haber jugado ya en peñas de Cantabria al año siguiente vino a jugar a la liga de Asturias, que comenzaba (1967) con la peña de su pueblo: "La Campanona" o en palabras de Fidel Linares: "cuando comenzó el baile de fichajes en los años 70-71 y muchos jugadores abandonaban a los equipos y peñas de toda la vida desoyó tentadores cantos de sirena y permaneció en la Bolística, y además, trajo de su pueblo a un muchacho llamado Millán que jugaba a los bolos de maravilla".
Alles, Peñamellera Alta, Asturias
Benito ha sido una persona muy sociable, con excelente facilidad para el trato, agradable, desprendido, pues el dinero nunca fue la seña de identidad más importante, que solo se enfadaba en asuntos concernientes al R. Oviedo o la política.
Es un hombre que nació para jugar a los bolos y hacer historia, y la hizo, sobre todo, en aquel campeonato que celebraba las bodas de plata de la Federación Española de Bolos (1941-1966). Su intención era solo quedar bien, que no era un mal planteamiento para empezar, y además sin bolas (que tuvo que pedir prestadas), porque había que estar a muchas otras cosas? Con esa templanza comenzó la leyenda. Su triunfo sobre el gran campeón montañés Linares, en la bolera instalada provisionalmente en la plaza de las estaciones de Santander, es protagonista de un "hito histórico" que el paso del tiempo ha agrandado. Allí se proclama campeón de España de primera categoría individual poniendo término a una hegemonía cántabra, que duraba tanto tiempo (25 años) como la propia historia de los campeonatos. Benito gana el gran campeonato de su historia deportiva y lo hace ante el gran ídolo de la afición torrelaveguense cuando su nombre ya comenzaba a pronunciarse con admiración , respeto y temor en el mundo bolístico y ganador de los dos anteriores títulos nacionales (64 y 65).
Los bolos asturianos alcanzan su mayor gesta desde que son un hecho deportivo. Momentos después, de producirse el inesperado pero merecido triunfo, la organización del campeonato a través de la megafonía de la bolera felicita públicamente a la delegación federativa asturiana formada por el presidente Sr. Villamil, el jefe de competiciones, Sr. Poloncio, y el tesorero Sr. Barrutia. Un abrazo entre Linares y Benito sella el mejor espíritu de un deporte que presume de tener galones de nobleza y caballerosidad. Benito es fotografiado con los bolos entre los brazos en un gesto de poder y humildad. A continuación recibe la copa de campeón. Diferentes grupos de aficionados asturianos y compañeros de peñas cántabras lo pasean a hombros por la bolera trasladando al "corro" una estampa más taurina que Bolística. Pocas veces ,o quizás ninguna, se habrá repetido una escena de este tipo en un Campeonato de España.
Por la izquierda, Benito Fernández; Milagros Posada, hija de Enrique Posada
Yo no estuve; pero sí; Juan Sánchez, que infla el fuelle de la gaita para que los sones, con olor y sabor asturiano, subrayen en el corazón de Santander la gesta de Benito.
Los titulares de la prensa cántabra del día siguiente no podían ser más elocuentes: "Un rapaz asturiano se proclama, por primera vez en la historia de los bolos, campeón de España". A partir de esta fecha los medios cántabros que cubrían la información de este campeonato empezarán a llamar a Benito "El Rapaz de Alles". Yo no sé si por admiración o cariño o por ambas cosas a la vez desde entonces Benito para la prensa y para muchos, muchos aficionados y simpatizantes, será para siempre: "El Rapaz de Alles"
Los enviados de la prensa asturiana (Región, La Voz de Asturias, Efe) al campeonato hablan de la mejor bolera del mundo que han visto en su vida escribiendo de este deporte y de la mayor multitud jamás reunida en una bolera (4.000 personas) y subrayan con gran protagonismo el triunfo histórico de Benito.
"La Campanona" de la iglesia de Alles se oyó en todos los pueblos de Peñamellera. Todavía en este tiempo el prestigio social de los bolos permite que la noticia tenga impacto y se difunda rápido y provoque alegría, orgullo y satisfacción en romerías, boleras y pueblos de la comarca oriental de Asturias. En aquel tiempo la biografía de Benito se hubiera vendido.
Benito repitió suerte en un nuevo campeonato de España frente a Quintana en 1971 en la bolera cubierta de Ontoria (Cabezón de la Sal). Un campeonato muy emocionante que se definió en la penúltima bola y que primero tenía casi ganado, luego casi perdido y al final ganó por clase y carácter. Con ello demostraba que cinco años después, seguía entre los mejores, y que el triunfo de Santander en 1966 no fue casualidad.
Imagen de Benito fernández Enterria en el XLVI Memorial Senén González Guerra de bolo palma y la peña La Campanona. 14-08-2012
Benito ha sido un excelente y orgulloso (orgullo de pertenencia) representante de los bolos asturianos con birle, tanto dentro como fuera de la bolera y además, ha sabido compaginar sabiamente su condición de asturiano con su integración como jugador y compañero en el competitivo mundo bolístico montañés, donde no solamente ha sido respetado sino también apreciado. Por la huella que ha ido dejando tanto en el aspecto deportivo como humano ha contado con numerosos amigos y simpatizantes.
Es el principal representante de esa embajada envidiable de emigrantes selectos que desde el cuerno oriental de Asturias se integra en las tierras bolísticas montañesas.
Benito está casado con Marisol Llamazares, de cuyo matrimonio tiene tres hijos: Puri, Mari y Benito. Hoy ya es un abuelo joven al que le gusta la tertulia, el aprecio y el trato con sus muchos amigos.
Pasado a la reserva como jugador ha colaborado desde su retirada, hace ya bastantes años, en las competiciones que cada año se celebraban en Alles siendo una persona fundamental para que el Trofeo" Senén González Guerra" haya podido llegar a nuestros días y ser durante muchos años un claro depositario de la raigambre histórica del juego así como de la legitimidad y contenido emocional del mismo en el Valle Alto de Peñamellera. También ha colaborado como monitor en las dos Peñamelleras.
Ha recibido la medalla de oro de las federaciones de bolos asturiana, cántabra y española, ha sido el primer jugador que ha recibido el Premio "Pico Peñamellera" (1996). En el Museo de los Bolos de Asturias situado en Panes ocupa un lugar destacado siendo considerado como el "héroe del museo", al ser protagonista de la mayor gesta deportiva de los bolos asturianos desde que son considerados un hecho deportivo: Campeón de España Absoluto de la modalidad de bolos más deportivizada (bolo palma) dos veces: Santander 1966 y Ontoría (Cabezón de la Sal) 1971. El único jugador no cántabro que lo ha conseguido.
Este texto aparecerá publicado en el libro "Peñamellera Alta: nuestro tiempo", que edita la Asociación Asturias Actual y se presentó el sábado 17 de diciembre de 2016, a las 12.00 horas, en la iglesia parroquial de San Pedro de Alles.
Benito Fernández señala una foto de su primera victoria en el Campeonato de España de bolo palma (Museo de los Bolos de Panes). RAMÓN DÍAZ
FUENTE: ISIDRO CABALLERO SARDINA
____________________________________________________________________
____________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada