7 de julio de 2015

Las salvajes, rudas y belicosas tribus astures y cántabras en la época romana

Guerras Astur-Cántabras
Las tribus de los astures y los cantabros aparecen retratadas, por los historiadores romanos (Tito Livio, Floro, Orosio, Estrabon, Suetonio y Tácito), como unos pueblos salvajes, rudos y belicosos. Sin embargo estos pueblos no eran diferentes de sus vecinos del sur. Se encontraban en una fase de progreso de su cultura, comenzaban a utilizar monedas, molinos giratorios y las defensas de sus castros se habían mejorado.
Las tácticas guerreras de estas gentes se basaban en la lucha de guerrillas, mediante emboscadas y la utilización de armas arrojadizas. Sus armas eran la jabalina, el hacha de doble filo, el puñal y la falcata ibérica (una espada de un solo filo). Solían llevar un escudo pequeño de cuero y madera (caetra). Se protegían con corazas de cuero, lino o pieles de animales sin curtir y endurecidas. Sus tácticas y armas eran claramente inferiores a las romanas.
Su forma de vida se basaba en la agricultura y ganadería, agrupados en pequeños castros en las alturas dominantes. Solían realizar incursiones y pequeñas guerras contra otras tribus. A veces se aliaban temporalmente con sus vecinos cuando sobrevenía un peligro general, como el caso de la lucha contra Roma, aunque no podemos esperar que tuvieran un mando táctico único. http://legio-v-alaudae.blogspot.com.es
En el año 22 a.c. sintiéndose recuperados los cántabros y astures se rebelan, y lo hicieron a lo grande cortando la via Carisa y asediando el campamento romano de Monte Curriel.
Guerreros cántabros y astures
En el año 218 a.c., los íberos y demás pueblos de la península vieron como los romanos ponían pie en Hispania por primera vez, a partir de entonces comenzó una relación entre estas dos culturas que tendría su fin casi dos siglos después. Y es que Hispania se reveló como una de las provincias más leales, prósperas y queridas de todo el imperio. Pero hasta que esto sucedió miles de vidas fueron sesgadas en atroces guerras, implacables asedios y genocidios de tribus enteras.
Las guerras cántabras fueron el último halo de libertad de estos pueblos, que recogían el testigo de otras hazañas como la de Numancia, o la resistencia de Viriato, y dan fe de por qué Iberia era el Vietnam de los romanos.
El 16 de Enero del año 27 a.c., Cayo Octavio pasaba a ser César Augusto, Princeps, el primero entre iguales, el primer emperador de Roma. Había derrotado a todos sus rivales en la guerra civil, pero no tenía ninguna victoria sobre un pueblo extranjero, debía afianzar su liderazgo sometiendo algún pueblo bárbaro.
Muchos pensaron que lo correcto sería continuar las gestas de su padre adoptivo, Julio César, por lo tanto germanos y britanos tenían todas las papeletas para ser conquistados. Pero Augusto quería una victoria totalmente suya de principio a fin y el escenario perfecto era el norte de Hispania, el último reducto de libertad de toda la península.
Realmente las hostilidades ya habían comenzado dos años antes, en el 29 a.c., Statilio Tauro realizaba una expedición de castigo contra los vacceos que estaban apoyados por cántabros y astures. Los últimos reductos de los vacceos fueron tomados y "pacificados" quedando toda la celtiberia sometida, el propio Statilio Tauro recibió el título de Imperator por el propio Augusto. Los cántabros y astures se retiraron a sus oppida -oppidum en singular- en las montañas del norte, conocedores de que la derrota de los celtíberos dejaba a los romanos en una buena posición desde donde lanzar una campaña contra ellos.
Guerreros astures escondidos en las colinas para realizar una emboscada a los soldados romanos a su paso por caminos cercanos
Cayo Calvisio Sabino y Sexto Apuleyo consiguieron sendas victorias los dos años siguientes, los escritos nos dicen que contra pueblos del norte, pero realmente no hay prueba de ello, se conjetura actualmente que astures y cántabros realizaban incursiones al sur de sus tierras probablemente para conseguir grano, por lo tanto podemos suponer que estas victorias se deben a combates en tierras de los recién expulsados vacceos, que disponían de reservas de grano.
En el año 26 a.c. el propio emperador decidido a conseguir una gran victoria se puso al mando de la campaña. Llegó a Tarraco, que se convirtió en capital imperial durante dos años, y de ahí marchó a Sasamón -Burgos- que sería la base de operaciones desde la que lanzar la ofensiva. Sería un avance en forma de tridente que pretendía arrasar todo lo que se pusiera por delante, para ello disponía de siete legiones.., si , si, siete legiones para someter a lo que ellos creían una panda de pastores que no sabían guerrear. Legiones tan famosas como la IX Hispana, VI Victrix, X Gémina y V Alaudae se encargarían de astures y galaicos, y I Augusta -que perdería este título en la guerra-, II Augusta y IV Macedónica se las verían con los cántabros.
Campamento romano, por Peter Dennis (Legio VIII Claudia)
Pero no encontraron la batalla que ansiaban, lo que encontraron fue un territorio sin infraestructura, con un paisaje cada vez más agreste, penoso para el avance y con emboscadas, continuas emboscadas; los cántabros y astures preferían la táctica de la guerrilla, mermando poco a poco la fuerzas invasoras, minando su moral ya que preferían la noche para atacar, con el rostro pintado, aullando como lobos, ciertamente los romanos pensaban que eran demonios - experiencia que ya habían sufrido anteriormente con celtíberos y lusitanos-. Uno de los caudillos que lideraba este tipo de ataques era Corocotta, y debió ponerle las cosas muy difíciles a los romanos pues el propio Augusto ofreció la increíble recompensa de 200.000 sextercios por su captura, el líder cántabro ni corto ni perezoso se presentó en el castrum del emperador y exigió su propia recompensa, Augusto fascinado por el descaro del bárbaro le entregó el dinero y le dejó marchar.
Gaio Sulpicio Ursulo El Africano fue un destacado militar astur que alcanzó prestigio dentro del ejército romano durante la época del emperador Trajano
Pero el año 26 a.c. no fue del todo infructuoso, se conquistaron dos oppida en peña Amaya y el monte Bernonio y se libró una batalla en llano a pie del monte Vellica, la IV Macedónica se empleó a fondo y tuvo que pedir refuerzos a la IX Hispana para rematar el enfrentamiento, incluso en batalla campal los cántabros eran enemigos temibles.
En el año 25 a.c. Augusto tuvo que retirarse a Tarraco enfermo por el frío, Suetonio comentaba un episodio de cuando era transportado en su litera, un rayo le rozó fulminando al esclavo que estaba junto a él para alumbrarle, esto le afectó profundamente pues era de carácter muy supersticioso. Sin embargo en lo militar fue el año de la iniciativa romana, recurrieron a su puerto de Aquitania para resolver el problema que tenían con el grano, con los suministro asegurados, se lanzaron al ataque cerrando a los cántabros y astures en sus ciudades fortificadas. En Bergida y Attica los norteños presentaron batalla de nuevo, siendo ésta vez derrotados completamente, los supervivientes antes que ser capturados se inmolan en el fuego, familias enteras son pasadas a cuchillo por sus padres o madres para evitar la esclavitud, y los últimos en quedar se envenenan con el tejo.
Construcción romana de un muro defensivo
Los astures por su parte, ya diezmados y acorralados se fortifican en su última defensa: la ciudad de Lancia. Comandados por Gausón presentan una fiera resistencia, pero la Legio I y IX, finalmente toman la ciudad a sangre y fuego y el líder astur no tiene más remedio que capitular y someterse a Roma. La I legión se quedó como guarnición en tierras astures y la IX fue enviada al monte Vindio donde se encontraban sitiadas más fuerzas cántabras, pero la dificultad de tomar la plaza debido a lo escarpado del monte obligó a los romanos a tomar los pasos y bloquearlos, iniciando un asedio que duraría todo el invierno; los sitiados murieron famélicos o se arrojaron por la ladera despeñandose.
En el año 24 a.c. los cántabros deciden dar un golpe de efecto. Ofreciendo un tributo de trigo engañan a una gran columna de romanos -unas 8 cohortes, casi una legión- a la que prácticamente aniquilan, aprovechando la confusión y la ayuda de los astures, arrasan los campos de la meseta. Pero no contaban con los refuerzos que vendrían desde Aquitania, los cántabros sorprendidos vuelven lo más rápido posible a sus fortificaciones.En Aracillum llegarían a confluir hasta 5 legiones, Cayo Antistio Veto el magister al mando realizó el típico asedio romano, con ballistas y catapultas, los legionarios formando en testudo avanzaban hasta las empalizadas donde serían recibidos por todo tipo de proyectiles, la lucha una vez tomada las murallas debió de ser terrible, pues apenas quedaron supervivientes cántabros, cada calle era una fortaleza defendida por demonios encolerizados, pero finalmente la campaña acabó con la conquista de Aracillum, y César Augusto victorioso cerró las puertas del templo de Jano, pero me temo que las cerró muy pronto.
Legionario del siglo I a c
En el año 22 a.c. sintiéndose recuperados los cántabros y astures se rebelan de nuevo, y lo hicieron a lo grande cortando la via Carisa y asediando el campamento romano de Monte Curriel, ocupado mayormente por tropas auxiliares, cercanos a los 5.000 hombres, se dispusieron a aguantar la cometida de unos 15.000 astures y cántabros, que con gran violencia masacraron a la guarnición entera, fue una gran victoria para los autóctonos. Aunque valientes y aguerridos los pueblos del norte de la península no podrían aguantar una guerra larga contra Roma, que parecía multiplicar sus fuerzas pese a los esfuerzos de los invadidos. Los Astures fueron totalmente derrotados y ya no serían capaces de movilizar ninguna fuerza, pues a todos sus hombres en edad de combatir se le cortaron las manos, fueron crucificados o esclavizados.
Pasaron 2 años, todo parecía ir bien para Roma, el norte estaba asolado, los pocos insurrectos que quedaban libres se habían escondido en lo profundo de las montañas, pero Roma ya no los consideraba una amenaza, pronto descubrirían las bondades de la Pax y se olvidarían de su bárbara existencia. Pero no contaban con la increíble voluntad de este pueblo, parecía que preferían ser exterminados que sometidos y de nuevo se levantaron en armas, hasta los esclavos cántabros de la Galia asesinaron a sus amos y volvieron a centenares a sus montañas a luchar. Fue tal este último ímpetu de libertad que la legión I Augusta perdió su sobrenombre al huir frente a una hueste de cántabros; el senado harto de la situación, y de los recursos en hombres y suministros que se tragaba ese pozo que era el cantábrico, decidió mandar a Agrippa, general de confianza y amigo personal del mismísimo Augusto.
Movimientos de los romanos a lo largo del conflicto
Agrippa no tuvo piedad, arrasó todo a su paso y la guerra pasó a ser exterminio, los pocos focos de resistencia que quedaban vendían cara su derrota, sin rendición, hasta el último hombre. Cuando Agrippa ordenó crucificar a todos los hombres en edad de combatir, éstos cantaban himnos de victoria mirando a los ojos de sus enemigos, hasta ahí llegó la valentía de este pueblo. En el año 19 a.c. acabó toda resistencia, como medida de precaución 3 legiones se quedaron acuarteladas para prevenir posibles conflictos, pero no hizo falta, pues ya no quedaba nadie para alzarse.
Si fuéramos anglosajones ya hubiéramos hecho varias películas o series de este conflicto épico, pero desde éste humilde blog rendimos homenaje a la última resistencia de éste gran pueblo, que supo enseñar a la más engrasada máquina bélica de la época el significado de la palabra libertad.
Vida de campamento, por P. Connolly. (Legio VIII Claudia)
FUENTE: Roberto Canales
Texto extraido del Blog Historia-Leyenda / http://historia-leyenda.blogspot.com.es

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Via Carisa - La "autopista" que duró ocho siglos
Guerrero astur
Los arqueólogos creen que la calzada romana de la Carisa, primera conexión rodada con la Meseta, se utilizó durante más de 800 años
Legionarios romanos en formación
La Vía Carisa sigue desvelando secretos. Los trabajos para la declaración del recorrido como Bien de Interés Cultural (BIC) han sacado a la luz nuevos datos esclarecedores sobre esta calzada romana, considerada la primera conexión de transportes rodados de Asturias con la Meseta. Según el experto arqueólogo Jorge Camino, la Vía Carisa mantuvo la actividad durante más de ochocientos años: desde la entrada de los romanos en Asturias hasta el medievo. El camino primitivo por el Puerto de Pajares tomó el relevo.
La construcción de la Vía Carisa, según Jorge Camino, es "de libro de topografía". Los romanos supieron salvar el desnivel de los montes que separan Aller y Lena y consiguieron, a través de una construcción en forma de zigzag, que el desnivel medio se situara en torno al cinco por ciento. La inclinación del camino primitivo del puerto de Pajares era muy superior. De hecho, actualmente, el recorrido cuenta con un desnivel medio del siete por ciento.
Las labores fueron arduas. Según el arqueólogo, estudioso de la Vía Carisa desde hace más de una década, se entregaron a la construcción de la calzada centenares de legionarios. Estuvieron trabajando, al menos, durante dos etapas estivales. Como curiosidad, la calzada debe su nombre al general romano que la mandó ejecutar: Publio Carisio. Una vez construida, se convirtió en el eje de la estrategia bélica romana en Hispania.
La vía unía la Meseta con Noega (el puerto de Gijón) y tenía su punto más conflictivo en los montes de Aller y Lena. Por ese motivo, los legionarios romanos construyeron junto a la Vía Carisa, en el alto del picu L.lagüezos, un recinto dedicado a la vigilancia. El campamento, en la frontera entre Lena y Villamanín, tenía capacidad para albergar a más de 2.000 hombres. Se sabe con certeza que estuvo ocupado por una fuerza militar "de envergadura", según los estudios realizados. Los soldados de L.lagüezos viajaban con artesanos expertos en la construcción y reparación de armas.
La senda original, invadida en la actualidad por la maleza
Nueva fortificación
Sin embargo, el recinto original no fue suficiente y los legionarios se vieron obligados a construir una fortaleza más grande y mejor fortificada: el campamento de Curriel.los. A menos de dos kilómetros de distancia en línea recta, es la "joya" patrimonial del enclave arqueológico de la Carisa. Se amplió hasta en cinco ocasiones y tenía espacio para albergar a más de 5.000 hombres. Según los expertos, es la muestra de que los romanos estaban sometidos a una importante fuerza hostil. Probablemente, según algunos estudios, pudo ser el escenario de la rebelión astur (documentada en el año 22 antes de Cristo).
En los altos del enclave, los legionarios podían divisar a los enemigos que se acercaban desde la Meseta. También, en días despejados, oteaban el puerto de Gijón. La Vía Carisa les permitía asegurar la logística y el traslado de alimentos para subsistir durante el verano. Las colas de hombres y animales que cruzaban la calzada, según los expertos, superaba los veinte kilómetros de longitud.
La Vía Carisa fue una pieza clave para la romanización de Asturias y un eje de comunicación fundamental durante ochocientos años para esta zona de España. Jorge Camino apunta a tres razones por las que la vía de comunicación terminó por desaparecer. Una es climatológica, ya que la altitud a la que se encuentra la Carisa obligaba a cerrar el paso durante varios meses al año. También el cambio en el modelo de vehículos de automoción (de caballerías a carruajes) y una erosión en la tierra fueron factores fundamentales que hicieron que la primitiva calzada romana cayera en desuso.
Los expertos han localizado dos puntos en los montes de Aller y Lena que sufrieron grandes movimientos de las placas tectónicas en la época medieval.
La huella de la primitiva ruta Via Caria

FUENTE: C. M. BASTEIRO
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Los Astures
Geuerrero Astur
El territorio de los astures comprendía la actual comunidad autónoma de Asturias, las provincias de León y Zamora, y parte de Lugo, Orense y Braganza, ésta última ya en territorio portugués. Se cree que su “composición” étnica sería una mezcla de población autóctona y grupos centroeuropeos. No formaban un grupo unitario sino que parece que se trataba más bien de pequeñas aldeas autosuficientes organizadas en comunidades locales. Esto se ha visto no sólo en la cerámica, que presenta peculiaridades regionales, sino también en la lengua, en la que destacan aún así términos comunes provenientes del celta indoeuropeo. Floro, Plinio el Viejo, Ptolomeo, Estrabón y más tarde, San Isidoro, son las fuentes clásicas en las que se habla de los astures.
Se cree que el término “astur” viene porque esta tribu habitaba principalmente en las orillas del río Astura (actual Esla), cuya etimología vendría a significar “paso difícil”. También se lo ha hecho provenir del euskera ura (agua), asturu (suerte), aztikeria (magia), aztura (costumbre), y en este caso vendría a ser la manera en la que los vascones denominaban a los celtas. Personalmente, me inclino más por la primera teoría ya que en toda Europa existen topónimos relacionados con ríos con la misma raíz etimológica. Además, se deduce la importancia del río para estas tribus ya que en sus aguas se han encontrado espadas, depositadas allí a modo de ofrenda votiva al propio río.
La estructura social de los astures era matrilineal, es decir, que era la mujer la que heredaba y por tanto, la que poseía los bienes de la familia. Según Estrabón, el hombre entrega una dote a la mujer y las hijas heredaban y se encargaban de buscar esposa a sus hermanos. También se ha encontrado entre los astures la práctica de la “covada”, es decir, que la mujer seguía trabajando nada más dar a luz mientras el hombre permanecía en la cama cuidando del bebé. Muy característico de esta zona era también el vestido tejido con lana negra de ovejas xaldas, una especie autóctona. Sus leyes permitían despeñar a los criminales y lapidar a los parricidas.
Guerrero astur sobre un caballo asturcón
Respecto a la economía, se basaba principalmente en la ganadería (cabras y cerdos sobretodo) la cual se complementaba con una agricultura no intensiva de cebada, escanda y lino. En invierno consumían principalmente bellotas y sus derivados. Debido a esta escasez en productos agrícolas, solían hacer bastantes incursiones a las tierras de los vacceos, que tenían una agricultura mucho más rica y mejor desarrollada. Se sabe que mantenían un intenso comercio de metales con la zona atlántica, lo que posibilitó la aparición de una élite guerrera que dominaba este comercio.
En cuanto a las viviendas, se organizaban en castros con casas circulares o elípticas, rodeados por murallas y fosos a partir del siglo VI a.C. No existía ningún orden urbano sino que las casas se apelotonaban. La zona más occidental fue teniendo cada vez más influencia celta mientras que las regiones orientales se acostumbraban a los modos continentales, adoptando incluso la forma rectangular de las casas, pero toda esta evolución se detuvo con la llegada de los romanos.
La religión practicada por los astures no es demasiado conocida pero gracias a la epigrafía sabemos de los nombres de algunos de sus dioses: Bodo, Camenio, Caraedudi, Cosiovio... y algunos sincretismos con el panteón romano como Júpiter Candamus. La simbología típicamente indígena que aparece en las estelas funerarias se basa en signos astrales, el caballo y el ciervo.
A la llegada de Roma, tras varias escaramuzas y ataques a traición aprovechando lo escarpado del terreno, los astures se sometieron a los romanos e incluso formaron parte de sus tropas auxiliares gracias a su experiencia en el arte de la batalla a caballo, utilizando los famosos asturcones. Se sabe de presencia de guerreros astures en prácticamente todas las fronteras del Imperio Romano.
LugareñoAstur
FUENTE: LAURA
________________________________________________________
________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada