20 de junio de 2015

La Valentía de los "combatibos asturianos" frente a las tropas de todo poderoso francés, Napoleón Bonaparte

Los asturianos enseñaron a Europa como se podía combatir a los franceses 
En el mes de mayo del año 2008 se conmemoraba en Asturias el doscientos aniversario de " La Guerra de la Independencia" contra los invasores franceses

"Ver artículo del blog: La primavera de 1809 en Asturias y la Montaña Central, de 4 de diciembre de 2012" 
http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es/2012/12/la-primavera-de-1809-en-asturias-y-la.html
Historiadores del Re-creacionismo Histórico Cultural de Asturias (ARHCA), destacaban en mayo del año 2008, la gran valentía de los soldados asturianos que combatieron contra Napoleón, “descalzos, con una simple capa y muchas veces sin camisa”
Ilustración de Alfonso Zapico
Los historiadores Luis Manuel Rubio Sevares y Txema Ordóñez Fernández, miembros de la Asociación de Re-creacionismo Histórico Cultural de Asturias (ARHCA), se pronunciaron hace 7 años, (el lunes 26 de Mayo del 2008), en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA,  en una charla-conferencia:

“Prólogo a una declaración de guerra: Asturias frente a Napoleón”

En la mencionada conferencia expusieron las “valerosas” acciones que llevaron a cabo los valerosos  asturianos en la guerra de Independencia.
Rubio Sevares indicaba que aunque ARHCA se dedicaba de manera especial a la recreación histórica de las campañas de la época napoleónica en España, la asociación también está abierta a recrear períodos posteriores, teniendo como límite el año 1850. Así, durante aquellas fechas se recrearon actos como el levantamiento popular de Oviedo o la celebración del bicentenario de la declaración de la guerra contra Francia por parte de la Junta General. “Intentamos acercar la historia a los ciudadanos a través de imágenes, no a través de un libro, por mucho que nos pueda atraer, sino de forma más directa, viéndola”, manifestaba Sevares.
Imagen recreada de combativos civiles contra las tropas francesas
La asociación recreaba en aquellas fechas la unidad del Regimiento Provincial Militar de Asturias, que según los historiadores “se cubrió de gloria”, ya que de ella salieron oficiales y suboficiales para conformar el Ejército asturiano que destacó por su valor en todos los campos de batalla de la Península.
Los protagonistas del desastre, Carlos IV (izquierda, pintado por Bayeu en 1790) y Fernando VII (pintado por Goya en 1814).
Txema Ordóñez retrocedió doscientos años en la historia para evocar el enfrentamiento de Carlos IV y su hijo Fernando VII en el que se puso como mediador a Napoleón Bonaparte, “primera espada de Europa”, que hacía y deshacía reinos a su antojo, como decían en el pueblo: “pusieron a la zorra a cuidar el gallinero”.
A partir de este momento, España vio cómo entraban las tropas francesas al reino, y cómo salían las suyas. «Sacaron nuestras tropas de Asturias, lo mejor, lo más florido, y luchamos a favor de los franceses, de tal manera que el propio Mariscal Bernadott en su guardia de honor tenía a nuestros granaderos». Ordóñez señaló que más hombres fueron enviados hacia Portugal, unos 14 formaban el ejército del Algarve, y aún más salieron rumbo a Francia y América. «Nuestros gobernantes dejaron desguarnecido nuestro territorio», aseguró el especialista. Es así como el pueblo español comenzó a percatarse de que «el aliado» francés se quitaba la careta y se convertía en «dominador» y decidió levantarse contra él.
Motines como el de la Plaza de la Cebada en Madrid, el de Toledo, el de Burgos o el del pueblo gijonés que se levantó contra el cónsul francés Michel Lagonier en abril o mayo, dependiendo de las fuentes documentales,  cualquiera de las fechas tiene toda la validez, y lo que hay que destacar es que el pueblo de Gijón se levantó en defensa de unos reyes, de una religión, de un modo de vida. No querían que ningún extranjero dictase cómo se tenía que vivir. No querían un cambio de dinastía, de la borbónica a la de Bonaparte.
Napoleón Bonaparte fue un militar y gobernante francés, general republicano durante la Revolución y el Directorio, artífice del golpe de Estado del 18 de brumario que lo convirtió en primer cónsul (Premier Consul) de la República el 11 de noviembre de 1799; cónsul vitalicio desde el 2 de agosto de 1802 hasta su proclamación como emperador de los franceses (Empereur des Français) el 18 de mayo de 1804, siendo coronado el 2 de diciembre; proclamado Rey de Italia el 18 de marzo de 1805 y coronado el 26 de mayo, ostentó ambos títulos hasta el 11 de abril de 1814 y, nuevamente, desde el 20 de marzo hasta el 22 de junio de 1815.
Fecha de nacimiento: 15 de agosto de 1769, Ajaccio, Francia
Fecha de la muerte: 5 de mayo de 1821, Longwood
Estatura: 1,68 m
Enterrado en: 9 de mayo de 1821, Los Inválidos, París, Francia
Cónyuge: María Luisa de Habsburgo-Lorena (m. 1810–1821), Josefina de Beauharnais (m. 1796–1810)
Hermanos: José I Bonaparte, Luis Bonaparte, Paulina Bonaparte. https://es.wikipedia.org
De igual manera que los madrileños se levantaron contra los franceses el 2 de mayo también lo hicieron todos los demás vecinos de las diferentes regiones españolas que en aquella época residían en Madrid, en especial, la comunidad asturiana.
En cuatro puntos importantes de la ciudad de Madrid hubo una importante lucha donde intervinieron los asturianos:
  1. ·         Parque de Artillería de Monteleón.
  2. .     La Plaza Mayor.
  3. ·         La Plaza del Palacio.
  4. ·         El Hospital General.
En éste último se luchó con lo que se podía, “con un espetón de cocina, o con una tijera”. Sesenta bajas asturianas se sumaron en estos acontecimientos, todos contenidos en una lista con nombres, apellidos, y edades que el historiador Ordóñez atesora como la demostración de las valientes acciones de los hombres y mujeres de Asturias.
Combatientes asturianos
La noche del 24 al 25 de mayo de 1808 Asturias declara la guerra a Napoleón. Se envían comisionados a otras provincias del Reino, como Cantabria, León, o Galicia; y el 30 de mayo representantes asturianos viajan a Gran Bretaña para solicitar apoyo al Reino Unido.
El Parlamento y la Corona británica reconocieron a la Junta General del Principado como un órgano soberano, y enviaron cónsules, tropas y armamento. Gracias a ellos, se pudo organizar el Ejército asturiano. Nuestros soldados fueron a la guerra con casacas rojas, porque no tenían para vestirse, iban descalzos, con una simple capa y muchas veces sin camisa.
El historiador, Txema Ordóñez comentaba que en muchas ocasiones había escuchado que Asturias, durante la guerra, fue un frente secundario, y él no estaba de acuerdo.
Si fuera así:
  • ¿por qué en 1809 se atacó por tres frentes?
  •  ¿Por qué más de 20.000 soldados entraron por Pajares, Navia y por el Deva?
  • ¿Por qué hubo dos grandes incursiones y cuatro invasiones?
Los franceses anhelaban una batalla decisiva contra Asturias, en especial, el general francés Bonet. Pero los asturianos lucharon de otra forma, daban “golpes de mano” que debilitaban continuamente al Ejército francés.
Duque de Jean-Baptiste Bessieres de Istria  (Prayssac en Quercy, 6 de agosto de 1768 – 1 de mayo de 1813, Weissenfeld) fue un mariscal del Imperio Francés.
Hijo de un cirujano barbero comenzó su carrera militar en la Guardia Constitucional de Luis XVI. Tomó parte en la campaña de los Pirineos en la Guerra de la Convención. Ascendido a capitán, pasó al ejército francés de Italia, donde tomó parte en la batalla de Rivoli. Como jefe de brigada acompañó a Napoleón en la expedición a Egipto, y tuvo una destacada actuación en el sitio de San Juan de Acre y en la Batalla de Abukir. Bessières participó en el golpe de estado del 18 de Brumario lo que le valió ser nombrado comandante segundo de la Guardia Consular.
El 14 de junio de 1800 tomó parte en la batalla de Marengo. Ascendió a general de brigada un mes después, a general de división en septiembre de 1802 y a Mariscal del Imperio en mayo de 1804. Se distinguió en todas las batallas importantes que sostuvo Napoleón en Europa Central: Austerlitz, Jena, Friedland, Eylau, Wagran, entre otras.
Enviado a España durante la Guerra de la Independencia, facilitó la entrada de José I en Madrid al derrotar a los generales Blake y García de la Cuesta, en la Batalla del Moclín en Medina de Rioseco. Como premio recibió en 1809 el título de Duque de Istria.
Participó también en la campaña de Rusia, como comandante de la caballería de la Guardia: cubrió con gran efectividad la retirada de Moscú. En esos momentos, 1812 y 1813, estaba considerado por Napoleón como uno de sus mejores oficiales y su más fiel colaborador y amigo.
En 1813 recibió todo el mando de la caballería francesa. Su éxito más destacado fue la victoria en la batalla de Essling, en la que ordenó una furiosa carga que desconcertó al enemigo. La víspera de la batalla de Lützen (Sajonia) contra los prusianos, mientras estaba reconociendo con un pequeño destacamento el desfiladero de Rippach, fue mortalmente herido. Para evitar que cundiera la desmoralización entre sus hombres, la noticia de su muerte se mantuvo en secreto hasta después de finalizado el combate, que terminó con victoria para el ejército imperial. https://es.wikipedia.org
Para demostrar la importancia de la lucha asturiana, Ordóñez citaba una carta que escribió Napoleón Bonaparte el 8 de junio de 1811, en la que se decía:
"Si el general Bonet evacua a Asturias, el duque de Istria (Militar francés nacido el 6 de agosto de 1768 en Prayssac (Lot) y muerto en Weissenfels el 1 de mayo de 1813), se verá obligado a situarlo en Santander, y entonces no habrá hecho otra cosa que descubrir León y Valladolid, y dar toda la libertad a los insurrectos para inquietar la llanura, e ir incluso sobre Astorga y Benavente. Eso será un paso retrógrado, y la Junta de Oviedo se reforzará e infectará todas esas montañas".
El general francés, Jean Pierre François Bonet nació en Alençon(Normandía) el 8 de agosto de1768. Fue soldado en el Regimiento de Boulonnois (posteriormente 79º de infantería) entre 1786 y 1791. Sirvió, ya como oficial en el Ejército del Norte. Fue herido en Hondshoote en 1793 cuando era capitán, perdiendo el ojo izquierdo.  Fue ascendido a general en 1794, combate en Alemania hasta 1800, pasando a ocupar el empleo de general de División en 1803; en 1805, dirige como comandante a las tropas desembarcadas en Brest. Ya en 1808, en España, lucha en la batalla de Burgos (Gamonal). Es nombrado Gobernador de Santander y comandante de la 2ª División del II Cuerpo. Permanece en Asturias de 1808 a 1811, donde lucha contra Porliery en 1811 es trasladado hacia el sur, a Astorga, bajo el mando de Dorsenne. En noviembre de 1811 retorna a Asturias, combate en Salamanca (Arapiles) en 1812 y es herido nuevamente. En 1813 se traslada con la Grande Armee a Alemania (Lûtzen Bautzen y Dresde), donde acaba la campaña como prisionero de guerra. Durante la caída del Imperio, fue comandante en diversos destinos en Francia; en Vendee, en 1832, se enfrenta a los insurgentes. Se retiró en 1848 y murió en su localidad natal de Alençon en el año 1857  http://www.ecured.cu
Los historiadores quisieron destacar que España y más concretamente “los asturianos” enseñaron a Europa que se podía combatir a los franceses, y que las tropas asturianas tuvieron siete condecoraciones. 
La divisa del Regimiento Provincial lleva un laurel y una palma. “El laurel significa victoria y la palma sufrimiento. 
Se ganó, pero con sangre, sacrificio y esfuerzo”.
El Regimiento Provincial de Oviedo. Organización, hechos de armas y demás vicisitudes del Cuerpo durante la Guerra de la Independencia
(1808-1814) valeroso y distinguido cuerpo, formado por hombres de voluntad inquebrantable y con un alto sentido del deber, que con su valor y constancia contribuyeron, sin abandonar sus banderas, a expulsar de España a la más formidable máquina militar de Europa: el Ejército napoleónico.
¡¡¡A saber!!!
El Regimiento de Milicias Provincial de Oviedo fue creado como consecuencia de la Real Declaración de 31 de enero de 1734 para ser empleado, fundamentalmente, en la defensa y guarnición de la extensa costa del Principado de Asturias. Formado y organizado, en medio de grandes dificultades, en la capital del Principado en el año 1738.
 Desde su creación veneraba por Patrona a la Virgen de Covadonga.
 Su escudo de armas consistía en la Cruz de los Ángeles, blasón heráldico de la antigua provincia de Oviedo y de la ciudad del mismo nombre, capital del Principado de Asturias.

Nombres o denominaciones que ha tenido desde su creación:

  • 1734. Regimiento de Milicias de Oviedo
  • 1808. Regimiento Provincial de Oviedo
  • 1810. Regimiento Infantería de Línea de Oviedo
  • 1815. Regimiento Provincial de Oviedo
Vicisitudes y hechos de armas - 1808
 El 25 de mayo de 1808 la Junta General del Principado, constituida en Junta Suprema de Gobierno, en nombre de la España invadida y de su Rey cautivo, asume la soberanía y gobernación del Reino y declarara solemnemente la guerra a Francia, al tiempo que firma la paz y alianza con Inglaterra.
 Por aquellas fechas solamente subsistía en Asturias como fuerza militar de guarnición, más o menos estable, el Regimiento de Milicias Provincial de Oviedo. El cuerpo, medianamente organizado, se hallaba entonces mandado por el coronel D. Joaquín María Velarde y, como consecuencia de la declaración de guerra, el Provincial de Oviedo, junto con el Primer Batallón del Regimiento de Hibernia, estaba predestinado a desempeñar un papel fundamental en la organización de los distintos regimientos que la Junta Suprema de Asturias pretendía crear para hacer frente al invasor. http://www.arhca.es

FUENTE: E. URQUIOLA
___________________________________________________
___________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada