8 de diciembre de 2013

José Fernández Montaña, "El padre Montaña"

PADRE MONTAÑA.
José Fernández Montaña (Miudes 1842), más conocido como Padre Montaña, fue un Sacerdote asturiano, jurista, lingüista, historiador y confesor de la Reina María Cristina.
http://es.wikipedia.org

Biografía:
De origen humilde nació en Miudes (Asturias) a mediados del Siglo XIX. Inició sus estudios eclesiásticos en el Seminario de Oviedo y los terminó en el Seminario de El Escorial. Recibió el orden sacerdotal como presbítero secular en la iglesia de la Virgen de Gracia, parroquia de San Lorenzo de El Escorial.
Fue nombrado Bibliotecario del Real Monasterio escurialense, cesó por motivos políticos.Más concretamente por negarse a jurar la Constitución de 1869, la cual admitía todos los cultos, no declarando la Religión Católica como oficial de España.Finalizó la carrera de Derecho en Madrid, donde estudió simultáneamente Historia y varias filologías.

Hechos destacados de su vida:

Tras la Restauración Borbónica y terminar sus estudios jurídicos fue nombrado canónigo de la Catedral de Toledo, dado que la actual archidiócesis de Madrid en el siglo XIX pertenecía a Toledo.Posteriormente, y gracias a hablar alemán llegó a ser confesor de la reina María Cristina, regente de España de origen austriaco. Tal condición de cercanía a la Casa Real española le llevó a desempeñar el encargo de profesor particular de Alfonso XIII, a pesar de que su padre perteneció al bando de los carlistas.
En 1891 brevemente tuvo la cartera de Ministro de Justicia. Finalmente desde finales del siglo XIX hasta principios del siglo XX fue magistrado del Tribunal de la Rota en Madrid. De ese Tribunal Eclesiástico fue su Presidente durante más de diez años. Se le quiso nombrar Obispo, pero nunca aceptó.

Conocimientos y discusiones científicas:
Erudito y políglota dominaba sirio, árabe, hebreo, griego, latín, caldeo, arameo, inglés, alemán, italiano, francés y ruso, además, claro, de su lengua vernácula el español. Tal facilidad para los idiomas extranjeros le permitió mantenerse en contacto con la intelectualidad europea de la época y con sus inquietudes científicas, manteniendo discusiones sobre la teoría de la evolución de Charles Darwin, de la cual era un fuerte detractor, por sus profundas convicciones católicas.Consideraba imposible la evolución de las especies animales, teniendo por cierto el creacionismo biblico.
Como historiador se especializó en defender el reinado de Felipe II de España intentando acabar, o al menos desmitificar, su leyenda negra. También defendió en varias de sus obras los tribunales del Santo Oficio o Inquisición, dando un pormenorizado estudio de sus sentencias y ejecuciones dictadas. Fue benefactor de San Lorenzo de El Escorial, de hecho la actual parroquia de San Lorenzo Mártir, construida en los años cuarenta del siglo XX se levanta sobre unos terrenos dados en testamento por el Padre Montaña. En el diario "Frente Popular" del viernes 28 de agosto de 1936, y en otros periódicos de la época, como ABC y La Vanguardia, bajo el título de "Sigue la redada" se publicaba esta nota: "En la calle del Rollo número 5 ha sido detenido el decano del Tribunal de la Rota, José Fernández Montaña, que fue confesor de la madre de Alfonso de Borbón". Por lo tanto no murió en 1935 antes de iniciarse la Guerra Civil, como figura en todas las notas biográficas conocidas del Padre Montaña, sino que es fácil suponer que si fue detenido en los días de 1936 en que los sacerdotes eran asesinados masivamente también él corriese la misma suerte aunque no haya constancia escrita de tal hecho, pero teniendo en cuenta que era un sacerdote muy destacado, que había sido instructor del Rey Alfonso XIII y confesor de la Reina María Cristina, no es descabellado suponer que tristemente fuese fusilado por el Frente Popular.

Obras:

  • Nueva Luz y Juicio Verdadero sobre Felipe II Madrid: Imprenta Maroto é Hijos 1882.

  • Rasgos Principales Del Cardenal Cisneros, Arzobispo De Toledo, Mas Otros Sobre La Inquisicion Con Apéndice Vindicativo De Felipe II Y Las Descalzas Reales De Madrid. Madrid: Imp. Helénica, 1921.

  • Felipe II, El Prudente, Y Su Política. Tipografía del Sagrado Corazón. Sin año (circa 1914).

  • Felipe II Calumniado Y Vindicado Sobre Puntos De Hacienda. Con Apéndices De Las Bulas Comprobantes Y Afirmaciones De Tertuliano Contra Protestantes Y Cismáticos Madrid: Hijos de Gregorio del Amo, 1929.

  • Nueva Edición De Las Obras Del Beato Juan De Ávila, Apóstol De Andalucía. Imprenta de San Francisco de Sales, 1901.
                                     [----------------------------------]

El Padre Montaña.

La pre­sen­cia del Padre Montaña entre los alum­nos de este Instituto fue una gran sor­presa para noso­tros, ya que se des­co­no­cía su ads­crip­ción a Palencia.

No con­ser­va­mos una abun­dante docu­men­ta­ción aca­dé­mica sobre su paso por nues­tro Centro*, ofre­ciendo en el anexo docu­men­tal siguiente algu­nos de los docu­men­tos más des­ta­ca­dos. En su expe­diente figura un cer­ti­fi­cado de D. Dionisio González, en razón de su cargo de Rector del Seminario de San Lorenzo de El Escorial, que tes­ti­mo­nia que D. José Fernández ha cur­sado como alumno interno en dicho Seminario estu­dios de Filosofía, Geografía y Francés, pre­via la supera­ción de los estu­dios de Latinidad y Humanidades y siguiendo estric­ta­mente el Plan de Estudios de los Seminarios.

Este cer­ti­fi­cado ecle­siás­tico, de fecha 25 de Octubre de 1866, es intere­sante tam­bién por­que el fir­mante mani­fiesta haber sido Doctoral jubi­lado de la Metropolitana de Cuba, Provisor y Gobernador de su Arzobispado y Rector del Seminario por volun­tad de D. Antonio María Claret.

El intere­sado pre­senta el 29 de octu­bre de 1866 – ya tenía 24 años– una soli­ci­tud al Director del ins­ti­tuto de 2ª Enseñanza de Palencia, apo­yada en el refe­rido cer­ti­fi­cado del Rector del Seminario escu­ria­lense, para que le sean incor­po­ra­das esas asig­na­tu­ras según pre­cep­tuaba la legis­la­ción enton­ces vigente.

Con esa misma fecha el Director del Instituto auto­riza sub con­di­cione, y a la vista de la cer­cana fina­li­za­ción del plazo de soli­ci­tud, que se le incor­po­ren a su expe­diente los estu­dios ecle­siás­ti­cos y se le per­mita exa­mi­narse en el Instituto de Palencia de las asig­na­tu­ras que acre­dita tener estu­dia­das en el citado Seminario. Decimos sub con­di­cione por­que el Director mani­fiesta las dudas que le embar­gan sobre la vali­dez de esos estu­dios efec­tua­dos en el Seminario de El Escorial, ya que no sabe con segu­ri­dad si éste es un Seminario Conciliar o no (sólo a los pri­me­ros se les atri­buye esa facul­tad según la nor­ma­tiva en vigor enton­ces) y remite a la reso­lu­ción pos­te­rior del Rector de la Universidad de Valladolid o a la del Gobierno de Su Majestad la rati­fi­ca­ción o no de esta autorización.

A tra­vés de la cer­ti­fi­ca­ción pre­sen­tada en el Instituto de Palencia pode­mos cono­cer sus estu­dios y cali­fi­ca­cio­nes en el Seminario de El Escorial, que son las siguientes:



CURSO ACADÉMICO
ASIGNATURA
CALIFICACIÓN
1860 – 1861
Lógica, Psicología y Teodicea
Benemeritus
1861 – 1862
Aritmética, Álge­bra, Geometría, Trigonometría y Ética
Meritissimus
1862 – 1863
Física y Química
Meritissimus
1863 – 1864
Geografía
Francés
Meritus
Meritissimus


Las cali­fi­ca­cio­nes del Padre Montaña en nues­tro Instituto (curso 1866 – 1867) se ajus­tan al RD 10 sep­tiem­bre de 1866 y tra­tan, en una sola con­vo­ca­to­ria, de com­ple­tar los estu­dios de Segunda Enseñanza, efec­tua­das las con­va­li­da­cio­nes regla­men­ta­rias. Son las que siguen, y todas ellas, en la misma con­vo­ca­to­ria ordi­na­ria:
 

Expediente aca­dé­mico del alumno José Fernández Montaña. Instituto de Palencia
                                                         (curso 1866 – 1867).


ASIGNATURA
CALIFICACIÓN
Gramática latina y cas­te­llana 1º
Bueno
Doctrina cris­tiana e Historia Sagrada
Bueno
Gramática latina y cas­te­llana 2º
Bueno
Nociones de Geografía descriptiva
Bueno
Aritmética y álge­bra hasta ecua­cio­nes de segundo grado
Mediano
Elementos de retó­rica y poética
Mediano
Elementos de Geometría y Trigonometría
Mediano
Psicología, Lógica y Filosofía moral
Bueno
Elementos de Física y Química
Mediano
Lengua Francesa,
Notablemente apro­ve­chado


Como pode­mos obser­var, las cali­fi­ca­cio­nes no corres­pon­den a la supuesta for­ma­ción pre­via del per­so­naje y posi­ble­mente mar­quen las dife­ren­cias entre la ense­ñanza ecle­siás­tica y la ofer­tada por el Estado: incluso en las asig­na­tu­ras pro­pia­mente huma­nís­ti­cas, en las que se le supo­nen una mayor pre­pa­ra­ción, las cali­fi­ca­cio­nes no pasan de “bueno”, a excep­ción de Lengua Francesa. Parece evi­dente que la inten­ción del alumno es con­va­li­dar y apro­bar toda la etapa de Segunda Enseñanza de una sola vez, apro­ve­chando las posi­bi­li­da­des que le da la nor­ma­tiva antes citada.

Semblanza per­so­nal y tra­yec­to­ria profesional:

Procedía de una fami­lia humilde y, al pare­cer, había ini­ciado sus estu­dios en el Seminario de Oviedo. Tras cur­sar Teología y Lenguas orien­ta­les, reci­bió el orden sacer­do­tal como pres­bí­tero secu­lar en la igle­sia de la Virgen de Gracia, parro­quia de San Lorenzo de El Escorial.

Fue nom­brado Bibliotecario del Real Monasterio de San Lorenzo, pero cesó por moti­vos polí­ti­cos. El Padre Montaña se negó a jurar la Constitución de 1869, la cual admi­tía todos los cul­tos y no decla­raba la reli­gión cató­lica como la ofi­cial de España. Es con­ve­niente recor­dar los pro­ble­mas de esa jura para los fun­cio­na­rios públi­cos, algo que hemos adver­tido tam­bién para algún pro­fe­sor del Instituto de Palencia, caso de D. Isidoro Inojal Sanz, cate­drá­tico de Matemáticas y hom­bre de acen­dra­dos prin­ci­pios religiosos.

Cursó la carrera de Derecho en Madrid, donde estu­dió simul­tá­nea­mente Historia y varias filo­lo­gías, siendo repu­tado como un emi­nente políglota.

Su suerte cam­bia con la Restauración bor­bó­nica y, tras fina­li­zar sus estu­dios jurí­di­cos, fue nom­brado en 1878 secre­ta­rio de Cámara y Gobierno de la Archidiócesis Primada de España, y en 1880 canó­nigo de la Catedral de Toledo –no hay que olvi­dar que la actual Archidiócesis de Madrid per­te­ne­cía en el siglo XIX a Toledo-​, ini­ciando una pro­me­te­dora carrera ecle­siás­tica. Desde fina­les del XIX hasta prin­ci­pios del XX fue magis­trado del Tribunal de la Rota en Madrid, siendo durante más de diez años su Presidente.

Su carrera polí­tica comienza en 1880 y viene de la mano de su domi­nio de las len­guas, así como de su posi­cio­na­miento ultra­con­ser­va­dor, lle­gando a ser con­fe­sor de la Reina María Cristina, regente de España de ori­gen aus­tríaco. Tal con­di­ción de cer­ca­nía a la Casa Real Española le hizo desem­pe­ñar el cargo de pro­fe­sor par­ti­cu­lar de Alfonso XIII.

En 1891, aun­que por poco tiempo, alcanzó la car­tera de Justicia, el cul­men de su carrera polí­tica, que aban­do­nará para dedi­carse a otras ocu­pa­cio­nes culturales.

Fue uno de los pri­me­ros polí­glo­tas de Europa. Su domi­nio de las len­guas inglesa, ale­mana, fran­cesa, ita­liana y rusa le per­mi­tie­ron estar al tanto de la evo­lu­ción del pen­sa­miento euro­peo y man­te­ner des­ta­ca­das polé­mi­cas en defensa de sus pos­tu­ras cató­li­cas y espa­ño­las. Era enemigo acé­rrimo de la teo­ría de la evo­lu­ción de Charles Darwin al con­si­de­rar impo­si­ble la evo­lu­ción de las espe­cies ani­ma­les y defen­der en cam­bio el crea­cio­nismo bíblico. Conocía pro­fun­da­mente ade­más, el sirio, cal­deo, árabe y hebreo.

Como his­to­ria­dor, su cen­tro de inte­rés es la época de Felipe II, con la clara inten­cio­na­li­dad de res­tar vali­dez a la Leyenda Negra y repo­ner la figura del monarca, para­digma del empe­ra­dor cató­lico. Destacó tam­bién como autor de nume­ro­sos libros reli­gio­sos (sobre Juan de Ávila, el Syllabus de Pío IX, el Cardenal Cisneros y la Inquisición) y sobre los arqui­tec­tos escu­ria­len­ses, entre otros.

Fue bene­fac­tor de San Lorenzo de El Escorial: la actual parro­quia se levanta sobre unos terre­nos dona­dos en tes­ta­mento por este sacer­dote. No se olvidó tam­poco de su tie­rra natal, el pue­blo astu­riano de Miudes (per­te­ne­ciente al con­cejo de El Franco): fundó y donó las escue­las y las vivien­das de los maes­tros, lo que prueba su aten­ción por la edu­ca­ción de los sec­to­res socia­les más humil­des, de los que procedía.

Había nacido en Miudes en 1842 y hallaría la muerte poco antes de dar comienzo la Guerra Civil Española.


PRODUCCIÓN BIBLIOGRÁFICA:

  • Los arqui­tec­tos escu­ria­len­ses Juan de Toledo y Juan de Herrera y el obrero mayor A. Villacastin y sus memo­rias. Madrid, 1924.
  • El Bienaventurado Maestro Juan de Avila y el Santísimo Sacramento.  Madrid, 1911.
  • De cómo Felipe II no mandó matar á Escobedo. Madrid, 1910.
  • Felipe II calum­niado y vin­di­cado sobre pun­tos de hacienda. Madrid, 1929.
  • Felipe II, el Prudente, y su polí­tica. Madrid, 1914.
  • Felipe II el Prudente Rey de España en rela­ción con Arte y artis­tas con cien­cias y sabios. Madrid, 1912.
  • Más luz de ver­dad his­tó­rica sobre Felipe II el pru­dente y su reinado. Madrid, 1911.
  • Nueva luz y jui­cio ver­da­dero sobre Felipe II. Madrid, 1882.
  • Rasgos prin­ci­pa­les del Cardenal Cisneros, Arzobispo de Toledo, más otros sobre la Inquisición, con Apéndice vin­di­ca­tivo de Felipe II y las Descalzas Reales de Madrid. Madrid, 1921.
  • S.M. el rey Don Felipe II y S.A. el Príncipe Don Carlos.Madrid, 1927.
  • El Syllabus de Pio: con la expli­ca­ción debida y la defensa cien­tí­fica de la con­de­na­ción de sus ochenta pro­po­si­cio­nes. Madrid, 1905.
  • La ver­dad no tran­sige con el error, ni la luz con las tinie­blas. Madrid, 1909.
  • Vida de la… Madre Vicenta María López Vicuña,… fun­da­dora del Instituto de las Hijas de María Inmaculada, para el ser­vi­cio domés­tico. Madrid, 1910.
  • Novísima edi­ción de las obras del Beato Juan de Ávila, após­tol de Andalucía (4 vols.) Madrid, 1901. Prólogo y notas a cargo de José Fernández Montaña.
  • Los Covarrubias: fami­lia cris­tiana, de sabios, amiga de Dios. Madrid,1.935.
  • El vene­ra­ble maes­tro Juan de Ávila. Madrid, 1889.
Nota:  
*AIJM Expediente aca­dé­mico de D. José Fernández Montaña. Caja FF1, legajo 289.
 FUENTE:  Sotero García Ortiz

3 comentarios:

  1. En la fecha del fallecimiento del Padre D.José Fernández Montaña hay un error puesto que en la investigación que yo realicé encontré en el periódico "frente Popular" de fecha 28 de agosto de 1936 una noticia en la que daban cuenta de que en la calle del Rollo de Madrid había sido detenido José Fernández Montaña, y si había sido detenido en es fecha es obvio que no podía haber fallecido en 1935. Dado que en esas fechas estaban siendo asesinados multitud de sacerdotes y religiosos resulta razonable suponer que el Padre Montaña hubiese corrido la misma suerte. Recientemente la enciclopedia de Internet Wikipedia incorporá este dato a la biografía que publica de D.José Fernández Montaña. Es fácil comprobarlo. Muchas gracias por la atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo, la propia Wikipedia que se hace "eco" se esa noticia, sigue manteniendo 1935 como fecha de su fallecimiento, de igual manera que toda la biografía consultada.
      Realizare alguna consulta cualificada para comprobarlo, aunque parece bastante fiable la noticia de los periódicos de la época (fueron varios), pero es raro que no se corrija en sus múltiples biografías.
      De momento corrijo la fecha a espesas de la obligada comprobación y constatación de lo publicado por los medios de comunicación en 1936.
      Muchas gracias por visitar el blog.
      Saludos

      Eliminar
  2. He leído mucho sobre el Padre Montaña y nunca me he enterado que pudiera haber sido asesinado al inicio de la guerra civil. Es la primera vez que me entero de que su muerte pudo estar relacionada con la guerra, aunque, quién lo supone, no lo asegura, simplemente lo supone. Yo no lo creo así, ya que estaba bastante delicado de salud cuando ocurrió su muerte -según lo que yo he leído- en 1935. Espero que alguien que esté bien informado de cómo murió, lo manifieste, ya que se dice que pudo haber sido asesinado, -no se asegura nada-solo por coincidir el año, más o menos, del inicio de la contienda civil, cuando tantos sacerdotes y obispos fueron martirizados. Gracias.

    ResponderEliminar