18 de octubre de 2013

"Visita de Práxedes Mateo Sagasta y Escolar a Mieres en 1892"

Un Práxedes Mateo Sagasta ya mayor.

 
 Práxedes Mariano Mateo-Sagasta y Escolar

El fundador del Partido Liberal fue recibido en septiembre de 1892 - en la estación de ferrocarril de Mieres por las autoridades locales - con las notas de un pasodoble en vez del himno de Riego.

Práxedes Mateo Sagasta Ministro de la Gobernación (Archivo del Congreso de los Diputados)

http://www.lne.es
Hace años vi por casa de un amigo una fotografía antigua que me llamó la atención. En ella, un grupo de personas elegantes y con pinta de buen comer posaban sonrientes, sentados en las sillas de un jardín, en torno a un hombre ya mayor, al que por su actitud parecían estar homenajeando. El reverso, a pluma y con buena letra, explicaba la escena: "Visita de Sagasta a Mieres, 1892".
Al parecer, un antepasado del poseedor del documento, había pertenecido al Partido Liberal y lo guardó entre sus pertenencias más queridas. Ahora he encontrado algo de tiempo para buscar más datos sobre dicha visita y, como es lógico, los comparto con ustedes.
Don Práxedes Mariano Mateo-Sagasta y Escolar fue uno de los personajes claves en la España del siglo XIX; había nacido en 1825, por lo que cuando se acercó a la Montaña Central ya contaba 67 años, lo que en aquel tiempo lo situaba en la ancianidad, y para entonces se encontraba de vuelta de mucha cosas. Era ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, y como tal había sido jefe de Obras Públicas de Zamora y dirigido la construcción de carreteras y vías férreas por tierras castellanas.
Más tarde, a los 32 años y durante 9, profesor de Topografía y Construcción, mientras se iniciaba en el mundo parlamentario destacando por su oposición a la reina Isabel II, de modo que cuando en 1866 se vio implicado junto al General Prim en la fallida sublevación del Cuartel de San Gil tuvo que dejarlo todo y exiliarse.
Luego, dos años más tarde triunfó la Revolución y pudo retornar para ser nombrado ministro de la Gobernación y dedicarse en cuerpo y alma a la política, adquiriendo fama como orador y hombre cabal. Desde ese momento fue llamado en varias ocasiones para presidir el Consejo de Ministros y, tras encabezar a los progresistas que formaron el llamado Partido Constitucional con el que pasó una larga temporada, dio el pasó definitivo en 1880 fundando el Partido Liberal.
La historia lo recuerda luego, alternándose en el poder con Canovas del Castillo, dirigente a su vez del partido Conservador, de manera que este sistema bipartidista - que seguramente hoy ven con envidia desde el Partido Popular y el PSOE- fue el que sostuvo la monarquía española, sobre todo durante la regencia de María Cristina para asegurarle la corona a su hijo Alfonso XIII.
Sagasta llegó a Mieres el 17 de septiembre de 1892, cuando sus ideales de juventud ya se habían ido diluyendo con los años. Vino acompañado de los dirigentes de su partido en Asturias y seguido por los corresponsales de varios diarios regionales y nacionales que simpatizaban con sus ideas, como "El Carbayón", "El Correo de Asturias", "La Libertad" y "La Iberia". El hombre que había alcanzado el grado 33 en la masonería y ejercido como Gran Maestre del Gran Oriente de España, ya no quería saber nada de sus hermanos de orden y llevaba tiempo sin pisar una logia; lógicamente su visión de la realidad política también se había ido moderando y en aquel momento aceptaba las decisiones de la Casa Real sin reservas, por lo que su actuación en el Gobierno apenas se distinguía de lo que hacía cuando le tocaba estar en la oposición.
Por eso, cuando fue recibido en la estación del ferrocarril por el alcalde de la villa, la mayor parte de los concejales y una delegación de los ingenieros de la Fábrica, con su director Jerónimo Ibrán al frente, la Banda de Música municipal, advertida, tocó un pasodoble en vez del Himno de Riego que esperaba el pueblo llano. Una circunstancia que no pasó inadvertida para algunos periodistas desplazados desde la capital que cubrían el acto y que con ironía recogió el corresponsal de "El Heraldo de Madrid" comentando la respuesta que le dieron las autoridades mierenses: "la banda no ejecutó el himno de Riego porque supusieron que el político ya estaba cansado de oírlo. -¡Ya!-".
Seguidamente, y al son de otros compases tan alejados de lo reivindicativo como los anteriores y que apenas se oían porque centenares de obreros disparaban morteros y cohetes a su paso, la comitiva se dirigió hasta la entrada del establecimiento fabril, donde se había levantado un hermoso arco de hierro adornado con atributos de la industria y la minería y una dedicatoria al conocido político.
Una obra que medía siete metros de altura y había sido proyectada y construida en doce horas y que seguramente no era inocente ya que con ella se quería mostrar la potencia y el buen hacer de aquellas instalaciones, que apenas eran demandadas por el Gobierno liberal, más inclinado a encargar sus grandes obras a la empresa "Maquinista Terrestre y Marítima", de Barcelona.
En la mente de los ingenieros estaba el puente construido para Logroño en 1882 por decisión expresa de don Práxedes -330 metros de longitud, 1.106 toneladas de hierro y 547.479 pesetas de inversión- que allí se llamaba "El Sagasta", cuya adjudicación aún causaba resquemor en los asturianos. De manera, que en el recorrido por las instalaciones se echó el resto mostrándole los talleres de pulido, ajuste, laminación y especialmente los de construcción de puentes y calderería, y para que pudiese sentir más intensamente el calor de los asturianos se le hizo presenciar una colada de diez toneladas de acero que se hizo en el alto horno.
Luego pasaron todos a la casa de los Guilhou donde los recibió la señora de la casa y su hija Jacqueline, que en aquel momento era la prometida de don Pedro Pidal, hijo de don Alejandro, el asturiano con más poder en aquellos años, quien también se encontraba allí para saludar a su viejo conocido; la mañana estaba agradable y el grupo salió después a los hermosos jardines de la Fábrica donde se les sirvió un suculento almuerzo, preparado espléndidamente para 25 cubiertos.
Entre el postre y los cafés fue cuando se tomó la fotografía, cuya autoría debemos a un oficial de artillería apellidado Jungueras que se ocupó de la técnica mientras una orquesta amenizaba con su música, porque ya saben ustedes que en la época que nos ocupa, plasmar un retrato llevaba casi tanto tiempo como hacer un dibujo a carboncillo.
Cuando concluyó el agasajo y con el cielo amenazando tormenta, los comensales se fueron hasta el sur del concejo en otro tren preparado con tres vagones -uno de ellos habilitado para los músicos que no cesaron de tocar-, para visitar las concesiones mineras de don Claudio López Bru y cerca de Ujo pudieron presenciar el lavado de carbones de aquellas explotaciones hasta que la oscuridad hizo aconsejable el retorno.
Serían ya las ocho de la noche, cuando el político dio por concluida la visita felicitando efusivamente a don Félix Parent en representación del marqués de Comillas, luego el hijo del señor Pidal dio un grito de ¡Viva Sagasta! que se ahogó entre los bufidos de la máquina de vapor y el convoy partió, deteniéndose en Ablaña para despedirse de la familia Guilhou y llegar a Oviedo con el tiempo que don Práxedes necesitaba antes de asistir a la inauguración del teatro Campoamor, que se estrenó aquella noche con la opera "Gli Ugonotti".
Al día siguiente, la prensa informaba de que el recibimiento hecho al jefe de los liberales en la Fábrica de Mieres había sido cortés sobre toda ponderación pero sin ningún carácter político.
El 14 de noviembre de 1894 Sagasta dio un paso más en su alejamiento del republicanismo haciendo público en el Congreso de los Diputados su definitiva separación de la Masonería; poco tiempo después, cuando volvía a presidir el Gobierno de su majestad, le tocó asumir el mayor marrón de nuestra historia contemporánea: la pérdida de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam en el desastre de 1898. Tenía la piel tan curtida que aún fue capaz de asumir aquella circunstancia y repetir ese cargo en 1901.
Don Práxedes Mateo-Sagasta falleció el 5 de enero de 1903 y su cadáver reposa en un precioso mausoleo del Panteón de Hombres Ilustres de Madrid, pero sus seguidores guardaron su memoria durante décadas.


FUENTE: ERNESTO BURGOS-HISTORIADOR
                                                   [----------------------------------]

Mateo Sagasta, político e Ingeniero, miembro del Partido Liberal, de matiz progresista, siete veces Presidente del Gobierno en el período comprendido entre 1870 y 1902. Sagasta fue famoso y popular en época por sus dotes retóricas. 


                                               Práxedes Mateo Sagasta y Escolar.

http://www.foroxerbar.com
Práxedes Mateo Sagasta y Escolar. Político liberal español (Torrecilla de Cameros, Rioja, 1825 - Madrid, 1903). Era ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, y profesor de su escuela en Madrid. Militó desde joven en el Partido Progresista, con el que participó en la Revolución de 1854. Por entonces instaló en Zamora su principal «feudo» político, al ser nombrado presidente de la junta revolucionaria de aquella ciudad; luego la representó como diputado en las Cortes desde 1854. Tras la breve experiencia de poder progresista del bienio 1854-56, volvió a la oposición como diputado y periodista de La Iberia; y en 1863 accedió a la dirección de este diario madrileño, que desde entonces se consideraría portavoz de las posturas políticas de Sagasta.
Ante la marginación de los progresistas del gobierno por parte de Isabel II, Sagasta promovió la estrategia del retraimiento (negativa a participar en las elecciones) y la preparación de una revolución para acceder al poder. Participó en dos intentonas fracasadas en 1866 (la de Prim y la del Cuartel de San Gil) y en la que finalmente tuvo éxito y destronó a la reina en 1868.
Se transformó entonces de agitador en estadista, pues durante el Sexenio Revolucionario (1868-74) fue ministro de Gobernación (1868-70, 1871 y 1874) y de Estado (1870 y 1874) y presidió tres veces el gobierno (1870-71, 1871-72 y 1874). Fue uno de los grandes defensores del modelo de Monarquía democrática que se plasmó en la Constitución de 1869.
Encabezó una de las dos ramas en las que se escindió el Partido Progresista, quedando al frente de los constitucionales, mientras Ruiz Zorilla dirigía a los radicales. Fue el último jefe de gobierno del Sexenio, desalojado del poder por el pronunciamiento de Martínez Campos que restauró a los Borbones en la persona de Alfonso XII (1874).
Al constituir el régimen de monarquía doctrinaria que se plasmó en la Constitución de 1876, Cánovas del Castillo vio en Sagasta la figura más adecuada para conseguir la unidad de las dispersas fuerzas liberales y turnarse con él en el poder. Ciertamente, en 1875 Sagasta admitió -aunque de mala gana- la restauración de la dinastía histórica; aunque siguió defendiendo hasta 1877 la vuelta a la Constitución del 69.
Luego asumió el marco político establecido y trabajó durante el resto de su vida por reformarlo en un sentido más democrático y progresista. A partir de su Partido Constitucionalista fue logrando la unidad de los demás líderes liberales y progresistas no republicanos, que se unieron en el Partido Liberal Fusionista (1880) y luego en el definitivo Partido Liberal (1885), siempre con Sagasta como jefe de filas.
Desde entonces se turnó en el poder con los conservadores de Cánovas, presidiendo el Consejo de Ministros en 1881-83, 1885-90 (al inicio de la Regencia de María Cristina, el gobierno más largo de la Restauración), 1892-95, 1897-99 y 1901-02 (ya con Alfonso XIII como rey). Sagasta moderó mucho sus inclinaciones revolucionarias de la juventud, admitiendo no sólo la Constitución conservadora de Cánovas, sino también la manipulación sistemática de las elecciones para turnarse artificialmente en el Gobierno sin considerar la voluntad del electorado (contenido del supuesto Pacto del Pardo con Cánovas, en 1885).
Pero, al mismo tiempo, introdujo en el régimen innovaciones que le dieron credibilidad y flexibilidad suficientes para sobrevivir hasta 1923: repuso a los catedráticos expulsados de la universidad por sus ideas políticas (1881), amplió la libertad de imprenta (1883), estableció la libertad de asociación que permitió el desarrollo del sindicalismo obrero (1887), reguló el juicio por jurados (1888) y restableció definitivamente el sufragio universal (1890).
Enfrentado frecuentemente con los militares reaccionarios y con los intereses inmovilistas de los plantadores cubanos, no consiguió implantar en las últimas colonias españolas (Cuba, Puerto Rico y Filipinas) un régimen de autonomía que evitara la insurrección contra la metrópoli.
Cuando ya era demasiado tarde y la rebelión colonial había estallado, fue llamado de nuevo al gobierno y sufrió el peor de sus tropiezos políticos: al complicarse la situación con la intervención militar de los Estados Unidos en contra de España, Sagasta aceptó ir a una guerra imposible de ganar para evitar que una actitud entreguista pudiera desacreditar al régimen y provocar una nueva revolución. Tuvo que asumir la derrota y la pérdida de las colonias por el Tratado de París (1898), así como las repercusiones morales, políticas y económicas que la crisis provocó en la metrópoli.

FUENTE:  http://www.foroxerbar.com
                                                     [-----------------------------------]

Práxedes Mateo-Sagasta y Escolar

Introducción.

Práxedes Mariano Mateo-Sagasta y Escolar (Torrecilla en Cameros, 21 de julio de 1825 – Madrid, 5 de enero de 1903) fue un ingeniero de caminos y político español, miembro del Partido Liberal, de matiz progresista, varias veces Presidente del Consejo de Ministros en el período comprendido entre 1870 y 1902 y famoso por sus dotes retóricas.
Biografía.
Origen
Uno de los tres hijos de Clemente Sagasta y Díaz con Esperanza Escolar. Titulado en Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos por la Escuela de Ingenieros de Caminos de Madrid en 1849, es destinado a la jefatura de Obras Públicas de Zamora, donde se le encomienda la construcción de la carretera de Zamora a Orense por las portillas de Padornelo y de la Canda. En 1852 se le encomendó el estudio del ferrocarril del Norte, entre Valladolid y Burgos, con 121 km de trazado.
Con 32 años, en 1857 se le nombra Profesor-Ingeniero de la recién creada Escuela de Ayudantes de Obras Públicas, impartiendo las clases de Topografía y Construcción durante nueve años. Fue nombrado Subdirector en 1858, compaginando la docencia con la actividad parlamentaria. Sin embargo, en 1866, a raíz de la sublevación del Cuartel de San Gil es cesado de su cargo de Profesor de la Escuela de Ayudantes y separado del Cuerpo de Ingenieros de Caminos. A su vuelta del exilio en 1868, tras la Revolución pasa a dedicarse plenamente a la actividad política.
Comienzo de la actividad política.

Durante sus estudios de ingeniería de Caminos, Canales y Puertos en 1848, fue el único alumno de la Escuela que se negó a firmar un manifiesto en apoyo de la reina Isabel II de España.
Inició su vida política en Zamora, en 1854, donde había sido nombrado Jefe de Obras Públicas. Allí recibe el cargo de presidente de la Junta Revolucionaria de la ciudad, siendo elegido ese mismo año diputado de las Cortes constituyentes. En 1858 vuelve a ser elegido diputado permaneciendo hasta 1863.
En sus inicios políticos fue de vital importancia su amistad con Pedro Calvo Asensio con quien se conoció en el turbulento mes de mayo de 1848, durante las revoluciones de 1848 que en España se centraron en intentar derrocar al presidente conservador Narváez. Los dos fueron desde entonces buenos amigos y compañeros en el partido progresista, hasta el punto de debutar los dos como diputados en las mismas elecciones generales constituyentes de 1854. Sagasta por la provincia de Zamora y Calvo Asensio por Valladolid. Más tarde, en 1857, Sagasta se incorporó en la redacción del periódico La Iberia, de la mano de Pedro Calvo, su director, para más tarde, tras la muerte de Calvo Asensio, pasar a comprar sus acciones de La Iberia a su viuda y dirigir el periódico. Según el mismo Sagasta después de su repentina muerte, para él Pedro Calvo fue su más importante referente y mentor político. Lo cierto es que Calvo Asensio fue el principal impulsor de Sagasta para que llegara a estar al frente de los liberales progresistas.
A partir de 1865 colabora en actividades revolucionarias con el general Prim en 1866, participa en la Sublevación del Cuartel de San Gil, motín organizado con el objetivo de destronar a la reina Isabel II. Por su participación en la citada revuelta fue detenido, juzgado y condenado a muerte, pero logra huir y exiliarse en Francia.
Regresa a España tras la Revolución de 1868, que supuso el destronamiento de la reina Isabel II y el inicio del periodo denominado Sexenio Democrático. En el gobierno provisional presidido por el general Serrano, es nombrado ministro de Gobernación.
Es miembro del Partido Constitucional, formado tras la muerte de Prim. En 1871, durante el reinado de Amadeo de Saboya, es nombrado presidente del Consejo de Ministros.
Presidió el Consejo de Ministros por segunda vez desde septiembre de 1874 hasta el final de ese año, en los meses previos a la Restauración Borbónica, durante el gobierno del general Serrano. En todo este periodo, inmerso en numerosas crisis sociales y políticas, fue el jefe del Partido Constitucional, la escisión del progresismo amparada por él.
Sagasta como Presidente en 1898.

Tras la restauración de los Borbones en la corona de España, en la persona de Alfonso XII, Sagasta funda en 1880 el Partido Liberal, partido que junto al Partido Conservador de Cánovas del Castillo constituiría el sistema bipartidista con alternancia en el gobierno que caracterizaría a la Restauración española durante el tramo final del siglo XIX y la primera parte del siglo XX. Durante este periodo, Sagasta presidió el gobierno en cinco ocasiones.
El 24 de noviembre de 1885, en vísperas de la muerte del rey Alfonso XII, Sagasta, como líder del partido liberal, firmó con Cánovas del Castillo, jefe del partido Conservador, el denominado Pacto de El Pardo, con el propósito de apoyar la regencia de María Cristina (embarazada del futuro rey Alfonso XIII) y garantizar así la continuidad de la monarquía ante la situación creada por la prematura muerte del monarca. En este pacto se sancionó el turno de gobierno entre ambas formaciones, y Cánovas se comprometió a ceder el poder a los liberales de Sagasta a cambio de que éstos acataran la Constitución de 1876. El 27 de noviembre, Sagasta formó un nuevo Gobierno, tal como se había acordado tres días antes. El turno instaurado en el Pacto del Pardo se prolongó hasta 1909. El pacto ya existía de forma implícita desde 1881, fecha en la que Sagasta asumió el poder por primera vez en el periodo de la Restauración.
Sagasta presidió el gobierno durante el conflicto hispano-estadounidense de 1898, denominado en España Guerra de Cuba, que supuso la pérdida de las colonias españolas de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam. Derrota por la que tuvo inevitablemente que asumir la responsabilidad, lo que no impidió que le fuera nuevamente confiado el gobierno de la monarquía en 1901–1902.
Condecoraciones. 

Fue Caballero de la Insigne Orden del Toisón de Oro. Recibió las Grandes Cruces de la Real y Distinguida Orden de Carlos III (España), de la Orden de la Beneficencia (España)
De las ordenes extranjeras fue caballero de la Orden de Cristo (Portugal), de la Orden de la Torre y Espada (Portugal), de la Orden de la Concepción de Villaviciosa (Portugal), de la Legión de Honor (Francia), de la Orden de Leopoldo (Belgica), de la Orden del Doble Dragón (China), de la Orden de Honor (Nishan Imtiaz, Imperio Otomano), de la Orden del Sol y el León (Persia), de la Orden del Libertador (Venezuela), de la Imperial Orden de la Rosa (Brasil), de la Orden de los Santos Mauricio y Lázaro (Italia), de la Orden de la Estrella Polar (Suecia) y de la Orden de Leopoldo (Austria). I Bailío Presidente de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén y creador del I Capítulo de la Orden en Madrid.
Académico.
 Miembro de la Real Academia de las Ciencias Físicas, Exactas y Naturales. Coronel honorario del Regimiento de Caballeria de Camajuani y Comandante del Batallón de Ingenieros de la Milicia Nacional.
Otros honores.
 Hijo predilecto de Logroño e hijo adoptivo de Huesca y Málaga.
 Fué enterrado en el Panteón de Hombres Ilustres de Madrid.
Masonería.
 Sagasta fue un destacado masón, llegando a alcanzar el grado 33 y como tal el de Gran Maestre del Gran Oriente de España, hasta, que en enero del año 1885 decide apartarse de la masonería de forma privada. El 14 de noviembre de 1894 en defensa de sus propias creencias y de la Monarquía, manifiesta de forma pública ante el Congreso de los Diputados su definitiva separación de la Masonería.
Vida personal.
Se casó en la Parroquia de San Sebastián el 18 de febrero de 1885 con Ángela Juana Vidal Herrero, Dama de la Orden de Santa Isabel de Portugal, nacida en Medina de Rioseco el 27 de diciembre de 1928, con la que tuvo dos hijos, José Mateo-Sagasta y Vidal, tronco de los condes de Torrecilla de Cameros, y Victoria Esperanza Mateo Sagasta y Vidal, primera condesa de Sagasta.
Su esposa murió el 3 de febrero de 1897 de hemorragia cerebral; fue enterrada en el Cementerio de San Lorenzo y San José.
Titulo de nobleza.

El Condado de Torrecilla de Cameros es un título nobiliario español creado el 28 de abril de 1904 por el rey Alfonso XIII a favor de Ángela Mateo Sagasta y Sanjuán, en reconocimiento de los méritos y servicios de su abuelo Práxedes Mateo Sagasta, quién fue Presidente del Consejo de Ministros.

¿Qué importancia tuvo y tiene la figura de Sagasta para la Historia de España?
Don Práxedes Mariano Mateo-Sagasta y Escolar, como mantienen muchos historiadores e investigadores especializados en la España del siglo XIX y principios del XX, fue uno de los hombres de Estado más importantes de la Historia de España.
Su apasionante carrera política y su controvertida imagen ha hecho que durantes siglos se haya convertido en el centro de las discusiones, criticas y adulaciones, por eso pensamos que Sagasta aun sigue vivo. Fue protagonista de hechos históricos que sin duda trazaron un nuevo horizonte en la sociedad española, fue testigo del exilio de la Reina Isabel II , de la I Republica , de la proclamación como Rey de don Amadeo de Saboya, de la proclamación como Rey de don Alfonso XII, de la Regencia de María Cristina de Austria, y del nacimiento y mayoría de edad del que sería Rey de los Españoles don Alfonso XIII. Fue testigo del cambio de la monarquía absolutista a la parlamentaria y constitucional. Imagino que tal explosión de acontecimientos dotaron a aquel viejo Sagasta de una visión más amplia y privilegiada de las necesidades de España.
Como diputado, conspirador, jefe de partido, ministro o presidente del gobierno, Sagasta desempeñó un papel estelar, gracias a su habilidad para manejarse en el proceloso y agitado panorama político español de la segunda mitad del siglo XIX.
Su complicada concepción de la vida publica y privada, hizo que el personaje se convirtiera en punto de referencia para los muchas ideologías que en ocasiones pudieran parecer contrapuestas, en el se combinaban conceptos de modernidad, y tradición, de nobleza y de burguesía, de cristianismo y de masonería, de republicano y monárquico.
Para algunos, fue considerado uno de los mayores enemigos de la Republica, ya que aunó bajo un mismo signo político a todos los grupos fragmentados de liberales y republicanos y los puso al servicio del Rey de España bajo la forma de la Monarquía Parlamentaria.
Otros, en cambio, lo consideraron un romántico y joven inconformista que desde la política y desde su propia experiencia empeñó su vida por su país. Quizás, para otros, Sagasta fue un político moderno muy adelantado a su tiempo al ser el impulsor del primer Código Civil y el creador de las Leyes de Libertad de Expresión, Reunión y Prensa. Fue uno de los responsables de que el sufragio censitario pasara a ser sufragio universal.
Para otros, fue una de las máximas personalidades de la Masonería Española. Desde el punto de vista periodístico, Sagasta fue el continuador de Calvo Asensio como Director del Periódico La Iberia. Para otros fue un brillante Ingeniero de Caminos cuyas obras sobreviven hoy día al paso del tiempo, siendo disfrutadas por muchos riojanos.
Pero sin duda don Práxedes Mateo Sagasta y Escolar, fue único político que logró transmitir la herencia del progresismo liberal al régimen de la Restauración.
Hoy día, su biografía sigue sin terminarse, gracias a la fundación que lleva su nombre y a la activa colaboración de la familia y la Excma. Sra. Condesa de Torrecilla en Cameros, se han descubierto nuevos aspectos de ese gran político que dan una visión mucho mas fiel y pura de lo que representó para el mundo de su tiempo Sagasta.
¿Considera que la figura de Sagasta ha sido manipulada, o al menos infravalorada, a lo largo de la historia de España?
Dicen los expertos, que sólo tras el transcurso de 100 años se puede valorar objetivamente la visión de la historia… y ciertamente es ahora, tras mas de cien años de espera, cuando los investigadores e historiadores están rescatando del olvido del pasado nuevas claves que por intereses políticos han permanecido enterradas y que sin duda arrojan una nueva visión sobre todo lo que conocemos de aquella época.
Ciertamente, no solo la imagen de Sagasta ha sido victima de manipulaciones, también muchos de sus símbolos y muchos de sus pensamientos han sido mal interpretados de manera interesada por algunos “historiadores” con fines políticos. A modo de ejemplo, mencionaré tres de sus tópicos mas generalizados, que a través de la manipulación han llegado hasta nuestros propios días.
Junto a los tópicos sobre su perfil de cacique político y maniobrero, nos ha llegado una visión empobrecida de un Sagasta anticatólico, sin origen y sin apenas cultura. Nada más lejos de la realidad ya que ha habido claras manipulaciones sobre su imagen de manera interesada.
Comenzaré haciendo referencia a su propio sepulcro, donde hoy día yacen sus restos mortales. Dicho monumento, tallado en mármol por el genial artista y amigo personal de Sagasta, Mariano Benlliure esta situado en la Basílica de Atocha, dentro del recinto nominado Panteón de Hombres Ilustres. El sepulcro, tal cual fue diseñado contenía símbolos que representaban la ideología de Sagasta. Un gran cruz de mármol, símbolo cristiano, es rodeada por el collar de la Insigne Orden del Toison de Oro reposando ambos símbolos sobre el pecho de un Sagasta envejecido y enfermo, cuyo sueño es velado por La Historia, representada bajo la forma de una mujer que porta un gran libro, y la desafiante mirada de un joven obrero, que con la espada de la justicia en su mano derecha aparece sentado a los pies del anciano político. Así se puede constatar en una imagen del año 1914 contenida en una fotografía que ha sido rescatada del olvido por la Fundación Práxedes Mateo Sagasta.
Por desgracia no todos los símbolos de su sepulcro que se identificaban plenamente con él han llegado íntegros hasta nuestros días. Algunos como el citado crucifijo se hicieron desaparecer intencionadamente siendo arrancado brutalmente a golpes de su pecho, para borrar cualquier símbolo que identificara a Sagasta con la Iglesia Católica y hacer creer a las generaciones venideras, que aquella tumba era la “única del Panteón de Hombres Ilustres sin ninguna referencia católica de manera intencionada por el salvaje liberalismo del que hacía gala Sagasta y por sus supuestas malas relaciones con la Iglesia Católica ” Esta barbaridad contra el Patrimonio Nacional, sigue sin repararse hoy día, cuando a través de la Fundación y algunos investigadores como el Dr. Don Jose Luis Ollero de la Universidad de La Rioja y la Doctora Silvana Casmirri de la Universidad de Cassino se han realizado estudios que muestran las magnificas relaciones entre Iglesia y Estado a lo largo de los Gobiernos de Sagasta y su profunda e intima Fé Cristiana católica Apostólica y Romana.
Sobre el origen humilde y burgués de Sagasta, nada más alejado de la realidad. Don Práxedes Mariano Mateo Sagasta y Escolar, no sólo procedía de una distinguida cuna, según se ha averiguado recientemente la existencia de documentos con datos que relacionan a Sagasta con la primera nobleza de la Rioja, fue sobrino Carnal por su Padre, de Teodoro Mateo Sagasta, que fue Caballero de la Soberana Orden de San Juan de Jerusalén, su Abuelo Paterno había ejercido cargos nobles en los municipios donde residió y por parte de su madre, según estudios de don José Luis Sanpedro, habían gozado del privilegio de pertenecer al Noble y Riojano Solar de Valdeosera. Incluso el propio Sagasta llegó a ingresar en una Orden de Caballería Nobiliaria llegando a ser Bailío Presidente del la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén. Sagasta no quiso hacer nunca gala de su origen aristócrata, no porque renegara de él, sino porque sin duda, entendía que la Nobleza no era un concepto estático, sino dinámico y evolutivo que siempre debía de ir acompañada de méritos personales.
A cerca de la supuesta poca intelectualidad de Sagasta, que llegó a alimentar la frase: “Sagasta jamás había leído un libro”. Resulta difícil de creer eso de alguien que era Académico Numerario de la Real Academia de las Ciencias y poseía una de las mejores bibliotecas de Madrid y de la que aun hoy se siguen rescatando libros a través de la familia y de la Fundación.
Son muchos los tópicos que por desgracia hemos heredado y que no nos han permitido valorar objetivamente la esencia y la importancia de este gran hombre que fue don Práxedes Mateo Sagasta.
¿Qué nos puede aportar la figura de Sagasta en la actualidad?
Sagasta, fue un virtuoso de la política, y como tal, a través de sus discursos, pudo transmitir sentimientos en estado puro, como el gran comunicador que fue. A través de su discurso inteligente, siempre respetuoso y plural supo defender mejor que nadie los intereses del pueblo, muchos de los derechos que hoy disfrutamos fueron defendidos por el hace ya mas de cien años. Sagasta debería ser un ejemplo de buen talante para muchos políticos de hoy día. Sagasta siempre supo separar sus asuntos personales de sus profesionales y no solo no vivió de la política, sino que fue esta la que lo arruinó. Sagasta era un romántico y como tal empeñó su pequeña fortuna personal en la elaboración de ferrocarriles que comunicaran la franja Norte de España en la elaboración de proyectos que mejoraran la posición de España como país moderno.
Durante sus Gobiernos a través de su avanzada política exterior estableció lazos de unión muy profundos con Túnez, Italia, Portugal, Francia, Inglaterra, Austria, China, Venezuela, Suecia y Bélgica.
Gracias a él, hoy podemos disfrutar de una codificación jurídica civil, básica para el ejercicio de cualquier profesional del derecho hoy día. Muchas de sus avanzadas leyes de aquel momento nos permiten hoy hacer uso de la Libertad de Excepción, de Reunión y de Prensa. Gracias a el sistema de voto aprobado durante su gobierno se dieron los primeros pasos hacia el Sufragio Universal del que hoy todos disfrutamos.
¿Qué recuerdos se guarda en la familia de su antepasado?
Han pasado ya muchas generaciones desde que Sagasta nació y más de tres desde que falleció, así que es muy difícil tener recuerdos cercanos de él. Aun sí, mi Abuela Elena, que es el descendiente más próximo a él en parentesco, si que recuerda muchísimas anécdotas de su vida política y personal que nos hacen ver a un Sagasta humano, un Sagasta padre, abuelo y bisabuelo a la vez.
Una de las misiones que tiene la Fundación es la de recoger esas anécdotas que muestran la cara mas humana del personaje para hacerlo mas cercano. De la misma forma, a través de objetos, obras de arte y documentos originales se intenta recrear lo mas fiel posible el contexto histórico social y personal en el que se desarrolló la obra y vida de Sagasta.
¿Cuál es la labor de la familia dentro de la Fundación Sagasta ?
El primer cometido que tuvo la familia, fue sin duda el de regularse así misma, creando un registro vivo de los descendientes directos de don Práxedes Mateo Sagasta en el que quedase reflejado el parentesco civil con el ilustre político, de manera que fuera mas fácil, en caso necesario, la localización de la sucesión por parte de la Fundación.
La familia, ha mantenido una activa participación en todos los eventos, conferencias, exposiciones que desde el año 1988 se llevan sucediendo en memoria y recuerdo de Sagasta.
A través de sus descendientes, se pretende dar un nuevo y original punto de vista del gran estadista riojano. De la misma forma que en la vida de cualquier persona la familia ocupa un lugar primordial, en la de Sagasta no fue diferente. A través de los recuerdos que hoy conservamos de él en la familia, podemos apreciar a un Sagasta más familiar, mostrando su lado mas humano.
La descendencia de don Práxedes es considerada la legitima heredera de don Práxedes Mateo Sagasta, legitimando con su apoyo y presencia a la Fundación Práxedes Mateo Sagasta en su labor divulgativa y de investigación en torno a la figura de Sagasta.
¿Qué tipo de apoyo recibe la Fundación por parte de la familia?
Para poder entender la estrecha relación entre la Familia y la Fundación, es necesario hacer un breve recorrido de los actos en los que la familia ha tomado parte.
Desde en año 1988, como decía en la respuesta anterior, la familia a apoyado muchos actos conmemorativos que comenzaron a celebrarse por Torrecilla de Cameros. Desde entonces, la Cabeza Mayor de la familia doña Elena Alonso Castrillo y Mateo Sagasta II Condesa de Torrecilla en Cameros ha realizado numerosas donaciones al Ayuntamiento de Torrecilla en Cameros con las que se ha querido agradecer a los Torrecillanos y a los Logroñeses el gran apoyo recibido hacia la conservación y divulgación de la memoria de don Práxedes Mateo Sagasta. Desde el año 2000, la Familia ha ido haciendo cesiones temporales de piezas de su patrimonio para cubrir numerosas exposiciones, entre las que destacaré la comisariada por don Carlos Dardé Morales profesor de la Universidad de Cantabria, que se realizó con la Fundación BBVA y el Ministerio de Cultura. O la celebrada en el año 2002 en la Sala Amós Salvador en Logroño y comisariada por don José Luis Ollero Vallés, profesor de la Universidad de La Rioja. Una vez que se aprobó el proyecto de la Sala Sagasta en Torrecilla en Cameros, lo doto de contenido a través de la donación de numerosas piezas de un valor histórico artístico incalculables. En el año 2003 se realizó el primer registro de familiares de don Práxedes Mateo Sagasta y se comenzó la labor de catalogación de piezas vinculadas con el político riojano, conservadas por sus descendientes. En el año 2004 me incorporo al Patronato de la Fundación y desde la familia se plantea la realización de un proyecto de página web para la Fundación, asiste al I Congreso Internacional sobre Sagasta y el Liberalismo Europeo celebrado en el Rioja Forum de Logroño, así como a todos los patronatos y eventos, mostrando en todo momento su el poyo. Desde el año 2005, a ayudado a localizar documentación y objetos que pudieran ser de interés para la Fundación y se han cedido los derechos de imagen de los objetos catalogados. Pero el apoyo de la familia a la fundación ha sido además mediático, ya que desde la prensa y a través de diferentes medios de comunicación ha apoyado y divulgado la labor de la Fundación. Colaborando en la elaboración del documental “Sagasta y el discurso de los puentes”.
¿Bajo qué criterios se elige el patrono representante de la familia? ¿Qué tareas desempeña usted como patrono familiar dentro de la Fundación?
La fundación, ha sido muy escrupulosa respecto a los criterios utilizados para la elección de Patrono como familiar de don Práxedes Mateo Sagasta. Para poder hacer viables los contactos con la familia, y simplificar la complicada gestión de localización de descendientes de Sagasta, diseminados por América y España por más de quince ciudades, se maduró la idea de nombrar a un descendiente como Patrono de la Fundación para que ejerciera desde la Fundación la representación familiar de los Sagasta y ayudase clarificar las diferentes líneas sucesorias de su familia y asistir a los distintos eventos organizados por la Fundación como representante de la sucesión de don Práxedes y colaborar en nombre de la Familia con los proyectos de la Fundación.
Sagasta huyendo del resultado republicano en las elecciones. http://inciclopedia.wikia.com
El problema que se planteaba la Fundación, fue bajo que criterios se debería elegir al descendiente indicado para ocupar dicho puesto en la Fundación. Al no haber ninguna regulación jurídico-civil que señalase en estos casos específicos bajo que criterios de se debería otorgar la representación institucional familiar, dicho criterio, se sostuvo bajo tres parámetros en los que se inspiraría la elección del Patrono como familiar de don Práxedes Mateo Sagasta en la Fundación:
A.- EL criterio de “la proximidad en parentesco civil con don Práxedes Mateo Sagasta”. Con este parámetro, se valoraría al descendiente mas próximo en parentesco civil, siempre directo, con don Práxedes Mateo Sagasta. Bajo este criterio, al no sobrevivir ningún hijo ni ningún nieto de don Práxedes Mateo Sagasta, se acudió a la cuarta generación de su sucesión, es decir a la generación de sus biznietos.
B.- EL siguiente criterio que se utilizó, fue el “de la Primogenitura o el criterio de la Línea Mayor ”, muy utilizado por el tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional para la elección del descendiente más idóneo para la sucesión de títulos de Castilla. Este parámetro daría preferencia al hijo mayor sobre el menor generación a generación hasta llegar al ultimo descendiente vivo.
C.- El último criterio que se utilizó para valorar cual de los descendientes era el mas idóneo desde el punto de vista de la Fundación para ejercer el cargo de Patrono de la Fundación, fue el de los “Meritos personales siempre en relación con la Fundación y sus objetivos”. En este ultimo parámetro no contarían las líneas mayores ni la proximidad de parentesco con el gran riojano Práxedes Mateo Sagasta, sino que se valorarían las diferentes colaboraciones, donaciones, cesiones y prestamos de piezas a exposiciones, trabajos de investigación, publicaciones y la participación de cada uno de los descendientes en los diferentes eventos y actos conmemorativos que desde el año 1988 se llevaban realizando a través del Ayuntamiento de Torrecilla en Cameros, el Ayuntamiento de Logroño, el Gobierno de la Rioja y el Gobierno Central.
Bajo estos parámetros se intentó seleccionar al descendiente idóneo para dicho cargo, que en principio sería honorífico y que hoy día se ha convertido en uno de los mas activos y útiles. La Fundación, seleccionó propuso como Patrono a la Excma. Sra. Elena Alonso Castrillo y Mateo Sagasta, ya que bajo el primer parámetro, ya que cumplía el primer criterio destacando como única Biznieta de don Práxedes, doña Elena Alonso-Castrillo y Mateo-Sagasta, con parentesco de sangre de 3º grado en línea recta, el más próximo de entre todos los descendientes a don Práxedes Mateo Sagasta.
Bajo el segundo parámetro doña Elena era la Hija mayor de sus padres, don Genaro Alonso-Castrillo y doña Ángela Mateo-Sagasta, esta última era la única hija del hijo mayor de don Práxedes, don José Mateo-Sagasta. Además de daba la particularidad de que el propio Rey don Alfonso XIII, el último al que sirvió el propio don Práxedes Mateo Sagasta, decretó un año después de la muerte de Sagasta el 28 de Abril de 1904 la creación del título de Conde de Torrecilla de Cameros para señalar la línea sucesoria principal y primogénita, como se menciona expresamente en su Real Carta de Creación, otorgándoselo a doña Ángela Mateo Sagasta y firmando el mismo Rey, la sucesión de dicho título tras la defunción de doña Ángela a favor de su hija mayor doña Elena Alonso Castrillo y Mateo Sagasta por Real Decreto de 20 de Febrero de 1927.
Bajo el tercer parámetro, doña Elena Alonso Castrillo y Mateo Sagasta, desde que comenzaron los primeros actos en memoria de don Práxedes, como la inauguración del monumento de que se le hizo en Torrecilla en Cameros junto con la importante donación del bastón de mando de Presidente del Consejo de Ministros al Ayuntamiento de Torrecilla en Cameros, una reproducción de la Carta de Concesión de la Orden del Toisón de Oro a la Sala Sagasta y su activa participación en las dos grandes exposiciones que se organizaron en el año 2000 con la Fundación BBVA y el Ministerio de Cultura en Madrid y en el año 2002 con Cultural Rioja, los Ayuntamientos de Torrecilla en Cameros, de Logroño y el Gobierno de La Rioja en Logroño, junto con otros, fueron considerados méritos suficientes para con la Fundación para su elección como Descendiente idóneo.
Debido a su avanzada edad 93 años, la Condesa de Torrecilla, delegó su nombramiento como Patrono de la Fundación en su nieto, don José de Contreras y Saro proponiéndolo como Patrono el 10 de Octubre del año 2003 a la Fundación. Tras examinar detenidamente la propuesta de la Condesa de Torrecilla y valorar los méritos me avalaban con respecto a los objetivos de la Fundación, se decidió la aprobación de mi nombramiento por parte del Presidente de la Fundación, su Secretario y Vice-Presidentes el 15 de Febrero del año 2004.
¿Por qué decide publicar un sitio web de la Fundación Sagasta?
Desde mi posición como Patrono, propuse poco después mi nombramiento el proyecto de una elaboración de página web que ayudara a cumplir con los artículos 5.2 y 6.3 del Capítulo II de los Estatutos de la Fundación. Dándole a las actividades, actos, eventos y publicaciones de la Fundación una difusión mucho más amplia y de la misma forma darle la máxima transparencia a su gestión en la conservación de la memoria de don Práxedes.
Desde que comenzó a funcionar la web de la Fundación, hace ya un año, se han realizado más de diez publicaciones sobre los años más trascendentes en la vida de Sagasta, estableciéndose paralelismos con las biografías de más de 150 personajes históricos de a nivel nacional e internacional. Se han catalogado y publicado mas de 200 objetos relacionados con la familia Sagasta , se han recogido varias anécdotas y se han inventariado mas de veinte caricaturas a través de las cuales se pretende mostrar el lado mas humano de Sagasta. Se ha publicado una gran base de datos genealógica de la familia Sagasta en la que la puede conocerse su sucesión directa. La página no solo ha servido para publicar, también ha servido de soporte para promocionar los actos, eventos, conferencias, congresos y publicaciones llevadas a cabo por el Patronato. Así como para darle una mayor difusión del impacto mediático que han originado los diferentes eventos organizados por la Fundación. A través de la contratación de una empresa Andaluza como EAMULTIMEDIA se le ha dado una proyección nacional, sirviendo de puente entre el Norte y el Sur de España.
Con la idea de renovar la imagen de la Web, a través de las programadoras y diseñadoras Yolanda de Cirez y Eugenia Garrido se han reestructurado su diseño, simplificando y modernizando sus contenidos y su estructura.
Sagasta tenía la condecoración del Toison de Oro, ¿Qué importancia tiene este reconocimiento para Sagasta y para su familia? ¿Qué otras condecoraciones se le atribuyen a Sagasta?
Ciertamente Sagasta es agraciado con el Collar de la Insigne Orden del Toison de Oro, que a pesar de perder su carácter de Orden de Caballería Nobiliaria, como consecuencia de su transformación como condecoración civil por la Reina Isabel II , era considerada la más alta Condecoración Civil que el Rey de España podía otorgar. Era tal el prestigio que tenían los caballeros que pertenecían a dicha Orden que tradicionalmente se les había el trato de Grandes de España y los monarcas españoles se dirigían a ellos con el apelativo de “Primos”. Será en el año 1891, recibe de la mano de la Reina Regente , y viuda de don Alfonso XII, doña María Cristina de Austria y en nombre de su hijo aun menor de edad, la mayor de las distinciones, como reconocimiento a su carrera política y servicio a la Corona y al gobierno de España.
Pero la carrera política de don Práxedes y sus méritos en la vida civil no solo fue objeto de numerosos reconocimientos por parte de su País, sino también, por otros gobiernos extranjeros que quisieron destacar su asombrosa labor en política exterior.
Se dice que Sagasta con la única condecoración que le gustaba hacer apariciones públicas era con la Cruz de la Beneficencia, que le fue otorgada por su meritoria y arriesgada ayuda a los enfermos de cólera de Madrid, atendiéndolos en las propias oficinas de la redacción del periódico que por aquel entonces dirigía “La Iberia”. Así, con la Cruz de la Beneficencia, fue como se mandó retratar por Ricardo Balaca para su propia familia.
De entre las condecoraciones que más llaman la atención, le fueron concedidas, destacaremos la de sus nombramientos en España como Caballero Gran Cruz de la Distinguida Orden de Carlos III y Caballero Gran Cruz de la Americana Orden de Isabel la Católica. En el reino de Portugal, como Caballero de la Orden de Cristo y Caballero de Nuestra Señora de Villaviciosa. En el reino de Francia, como Caballero de la Legión de Honor. En China, como Caballero del Doble Dragón del Emperador. En Túnez, Caballero del Cordón de Nischlan Hitifar. En Bélgica, como Caballero del Cordón de la Orden de Leopoldo. En Italia, como Caballero de la Orden de San Lázaro y como Caballero de la Orden de San Mauricio. En Jerusalén como Caballero de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén. En Suecia, Caballero de la Estrella Polar. En Venezuela, Caballero de la Orden del Busto del Libertador. En Persia, Caballero de la Orden del León y del Sol. En Austria, caballero de la Orden de Leopoldo. En Brasil, Caballero de la Orden de la Rosa.
Por desgracia tras la Guerra Civil Española , se perdieron las condecoraciones originales de don Práxedes, pero si que se conservan las patentes de las concesiones por la rama de la familia Alonso-Castrillo Benavides.
Para la familia, es un honor, conocer el gran respaldo internacional que siempre se el dio a nuestro antepasado común, el riojano don Práxedes Mateo Sagasta y Escolar.
Sagasta era ingeniero y amante de la tecnología de su época.
¿Guardan alguna “joya” tecnológica de la época?
Como Ingeniero de Caminos, Sagasta fue un gran coleccionista de los ingenios de su tiempo. De entre sus aficiones, se encontraban la de coleccionar cajas de música, relojes de bolsillo y de sobremesa con complicados mecanismos así como todo lo relacionado con la imagen como la fotografía.
De entre los objetos que sobrevivieron a los frecuentes saqueos que la familia sufrió en la Guerra Civil Española se encuentran, su Reloj personal de bolsillo que ha sido una pieza fundamental en las diferentes exposiciones que se realizaron sobre él en España. Dos cajas de música de origen francés con una asombrosa maquinaria que junto al ritmo de la música, nos muestran un espectáculo de figuras en movimiento insólito.
Del olvido se han podido rescatar una gran colección de fotografías dobles sobre cristal, junto con el Taxiphote original para poderlas ver en 3D y la máquina con las que fueron hechas, todas ellas de finales del siglo pasado. Aun así, poco se conserva de los recuerdos que sobre esta faceta del político ha podido conservar la familia antes de la Guerra Civil Española.
Por último, ¿qué relación tiene Sagasta con Andalucía?
El riojano Sagasta, tuvo una estrecha relación con Andalucía, concretamente con algunas ciudades como Cádiz, ya que su primer cargo político fue el de Gobernador Civil de aquella provincia y desde donde se ideó la gloriosa revolución de Cádiz de 17 de Septiembre de 1868.
Con la ciudad de Málaga su interés por las obras de adecuación del Puerto, fue el motivo por el que se le otorgó el Título de Hijo Adoptivo de Málaga, dado el 12 de Julio de 1886.
A Jaén le unió, no solo lazos políticos a través de la gran cantidad de adhesiones recibidas por el Circulo Liberal de aquellas lejanas tierras, que por aquel entonces era dirigido por el Senador don Juan de Dios Sanjuan, su hijo Mariano Sanjuan y por don Eugenio Madrid Ruiz. También le unieron lazos familiares. Su hijo José, contrajo matrimonio con la hija del Senador Sanjuan, doña Elena Sanjuan y Moreno, perteneciente a una de las principales familias de aquella tierra.
Sagasta haciendo amañitos en su ley de sufragio universal sostenida por la fuerza del ejército. http://inciclopedia.wikia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada