20 de octubre de 2013

El manantial piloñés conocido en todo el mundo, "Borines"

El agua tiene historia en Borines (Piloña-Asturias).

El manantial piloñés, explotado por asturianos desde el XIX, ha sanado a visitantes ilustres como Sagasta, Hilarión Eslava y Vital Aza.

Baneario de Borines en 1910





http://www.lne.es
Difícilmente el cirujano de la localidad piloñesa de Vallobal que descubrió allá por el año 1855 la existencia del manantial «La Victoria» en Borines podría creer que siglo y medio después, éste continuase reportando beneficios a la zona. Aún así, el hallazgo prometía tener futuro una vez que comenzaron a observarse la casi infabilidad de sus aguas como solución para las cicatrices o enfermedades de la piel como la soriasis.
Fue por ello que tan sólo dieciocho años después el Boletín Oficial del Estado declarase «Agua Mineromedicinal de Utilidad Pública» a la extraída del acuífero piloñés, se comenzó a llamar la atención de todos los profesionales médicos de la época que solían visitar con frecuencia la zona para aprovecharse de sus propiedades.
Sánchez Zarabozo, quién fuera Alcalde de Piloña a finales del siglo XIX, adquirió el manantial con vistas a la construcción de una casa de baños, pero esta no se haría realidad hasta después de la compra del mismo por parte de los hermanos Serafín y Lázaro Ballesteros allá por 1890, quienes aprovecharon la llegada del ferrocarril para inaugurar un gran balneario dos años después que atrajo a buena parte de la alta sociedad de entonces. 
Algunos  visitantes ilustres.                                    
Ilustración de: Alfonso Zapico (caricatura de Vital Aza)

Práxedes Mateo Sagasta es uno de los masones más importantes de la historia de España http://plqhq.blogspot.com.es


Miguel Hilarión Eslava Elizondo (Burlada, Navarra, 21 de octubre de 1807 - Madrid, 23 de julio de 1878), fue un compositor y musicólogo español del siglo XIX, gran defensor de la ópera española. http://es.wikipedia.org

Entre los visitantes ilustres que pasaron por el fastuoso edificio se encuentran nombres como Práxedes Mateo Sagasta, que fuera presidente del Gobierno de España durante la etapa de la restauración, el músico Miguel Hilarión Eslava, el literato Vital Aza o nobles como el Marqués de Canillejas o el Conde de Revillagigedo.

                      Carta de Vital Aza a sus hijos desde el Balneario de Borines a Mieres (25/07/1901).

Todos ellos disfrutaron no sólo de los baños calientes en sus prestigiosas aguas, sino que también participaron en los numerosos festejos de un complejo de ocio en el que los visitantes llegados de todo el país pernoctaban en sus 58 habitaciones y disfrutaban de los bailes organizados en un gran salón de la segunda planta.
Sin embargo, la proliferación de otros atractivos turísticos, la crisis provocada por la I Guerra Mundial y la relativa lejanía de Borines respecto a los principales núcleos de población, llevó a los propietarios a cerrar las puertas del balneario en 1920 y dedicar enteramente sus instalaciones al embotellado de agua con gas para su venta primeramente en las farmacias con envases de diferente capacidad fabricados con la técnica del vidrio soplado.
A partir de entonces, la planta embotelladora inició su actividad que continúa a día de hoy, con constantes cambios tanto de formato de botella como de avances de producción con el paso de los años. Especialmente reseñable fue el papel del indiano retornado Félix González Madera, que adquirió al planta en los años sesenta e introdujo las técnicas de marketing, hasta la fecha inexistentes en el país, para vender el Agua de Borines.  No fue hasta 1976 cuando se constituyó Agua de Borines S.A. y pasó a manos de numerosos socios en su mayoría del concejo de Piloña, garantizando la actividad que desde hace dos años es gestionada por la familia Cepeda. «Es destacable que la planta siempre fuese regida por capital asturiano», señala el actual director comercial, Emilio Boto, mientras muestra los modelos antiguos de botellas expuestas en el viejo balneario.
Según Boto, los Cepeda aportaron un nuevo impulso a la planta, dirigiéndose al mercado de la hostelería y la restauración tanto regional, en la que ocupa una alta cuota de mercado como a nivel nacional, dónde ya es comercializada en el País Vasco, Madrid y Castilla y León e intenta adentrarse en nuevos mercados denominados «premium» o «delicatessen» a través de nuevas tecnologías como internet.
Gracias al prestigio adquirido en todo este tiempo, la compañía dirigida por los Cepeda puede presumir de mantener un alto nivel de producción a través de sus doce empleados una moderna maquinaria que se encarga del embotellado, etiquetado y distribución de botellas de tres capacidades distintas de 75, 33 y 25 centilitros.


FUENTE:  Lucas BLANCO
                                   [---------------------------------------] 
¡¡¡Y fuera de nuestras fronteras, tambien es noticia!!!  Borines en el Diario de Uruguay.
El Agua de Borines, la historia que mana de las montañas de Asturias. 
http://www.icndiario.com
 
“En las faldas del monte Sueve, en el concejo asturiano de Piloña, está situado el Balneario de Borines y el manantial La Victoria. El balneario y el hotel tuvieron su máximo esplendor a finales del siglo XIX y a principios del siglo XX, cuando las instalaciones se convierten en planta embotelladora de agua mineral”.

Agua de Borines es desde 1873 una marca de prestigio y de gran arraigo en Asturias. No sólo por el poder curativo de sus aguas sulfurosas que brotan en toda su pureza de las entrañas de la tierra, sino porque también es sinónimo de calidad, de confianza, de elaboración artesanal y del orgullo de su origen asturiano.

Manantial “La Victoria”
El manantial “La Victoria” fue reconocido en 1855 por el médico Pedro Arto, quien certificó la calidad de sus aguas, siendo Borines declarada Agua Mineromedicinal de utilidad pública el 28 de febrero de 1873. Este manantial ofrece un agua pura y sana por naturaleza. El agua mineral natural se envasa en origen, tal y como mana del subsuelo, sin tratamiento químico ni microbiológico alguno. Es en 1892 cuando, tras un período de precaria explotación de sus aguas, se inaugura el balneario de Borines con la presencia, entre otras personalidades del gobernador Civil, García González y el obispo de Oviedo, Fray Ramón Martínez. A él acudieron gran cantidad de ilustres personalidades de la época, entre las que destacan el político Práxedes Mateo Sagasta, el escritor Vital Aza, el compositor Hilarión Eslava, Leopoldo Alas (Clarín), Felix Pío Aramburu Zuloaga o Tomás Luna. y miembros de la nobleza como el Marqués de Canillejas.
Los distintos tipos de envases de Agua de Borines a través del tiempo
El balneario, en 1920, casi veinte años después, cesa su actividad, dedicando enteramente sus instalaciones al embotellado de agua mineromedicinal en envases fabricados mediante la técnica de vidrio soplado. En un primer momento, su venta se realizaría esencialmente en farmacias.
Borines fue pionera en Asturias, y de las primeras en España, en desarrollar la actividad como envasadora de agua de mesa. Tiene en su haber premios y menciones conseguidas entre 1910 y 1912, en distintas exposiciones, a nivel nacional, Barcelona, Valencia, e internacional, Londres, Roma, Buenos Aires.
Hoy en día, y gracias al prestigio adquirido y mantenido a lo largo de su larga trayectoria empresarial, Agua de Borines ocupa un lugar preferente en el sector de hostelería y restauración, siendo muy valorada no sólo por los entendidos sino también por los amantes de la buena mesa.
No en vano, esta singular empresa cuida al máximo su producción, apostando por la más moderna maquinaria para los procesos de embotellado, etiquetado y distribución, así como utilizando las tecnologías más avanzadas para la comercialización del producto.
En resumen, Agua de Borines es un placer sano y natural que se abre al mundo con el orgullo de haber nacido en Asturias.  ¡Borines para todos!


FUENTE:  By ICNDiario

No hay comentarios:

Publicar un comentario