20 de septiembre de 2013

El último "garrote vil" (pena de muerte medieval) que se aplicó en Asturias (13 de diciembre de 1937)

Abelardo Carcedo Castaño, el último asturiano ajusticiado por el "garrote vil" en Sama de Langreo.

Un capitán de la milicia republicana, al que las autoridades nacionales imputaban 990 asesinatos, fue ajusticiado en la plaza del Ayuntamiento de Sama de Langreo en diciembre de 1937.





El 13 de diciembre de 2013 se cumplirán 76 años del único ajusticiamiento por garrote vil que tuvo lugar en Sama. Las crónicas relatan que numerosas personas, muchas de ellas movilizadas por la fuerza, acudieron a presenciar la ejecución, celebrada en la plaza del Ayuntamiento. El reo ajusticiado era Abelardo Carcedo, un capitán del Ejército republicano, minero de profesión y ex futbolista del Racing de Sama al que se le imputaron 990 asesinatos. Muchos atribuyen la desproporción de los cargos y la severidad de la pena -que nunca más volvió a recuperarse- a una voluntad por parte de las tropas de Franco de dar un golpe de autoridad y prevenir posibles levantamientos en una Asturias aún inestable que llevaba poco menos de dos meses ocupada.

http://www.lne.es
El 13 de diciembre de 1937 Abelardo Carcedo Castaño era ajusticiado en la plaza del Ayuntamiento de Langreo. Se empleó el garrote vil. Fue la primera y la última vez que Sama presenció una ejecución semejante. A Carcedo, un capitán de la milicia republicana que había destacado como futbolista del Racing de Sama en tiempos de paz, se le condenó tras un juicio sumarísimo en el que se le imputaron 990 asesinatos. Es la cifra que ha quedado para el recuerdo, porque la historia siempre está escrita por los vencedores. Pocos creyeron los cargos -desproporcionados incluso para el mayor psicópata que pudiera haber existido- y muchos atribuyeron la repercusión que se dio al proceso capital a un deseo del Ejército nacional de mitigar el espíritu belicoso de las comarcas mineras.

Carcedo, con su hijo, formando parte de una alineación del Racing de Sama, durante la temporada 1.933-34. http://antonsaavedra.wordpress.com

El frente asturiano había caído sólo dos meses antes de la ejecución pública de Carcedo y la ocupación de la región aún era inestable. Los restos del Ejército republicano que no pudieron escapar al exilio se refugiaron en las montañas para continuar la lucha. Carcedo fue capturado poco después de caer el frente y se convirtió en una pieza importante para las tropas nacionales: oficial de alto rango (era capitán), antiguo dirigente socialista y muy popular entre sus vecinos debido a su pasado como futbolista. «No tengo duda de que su ejecución fue un golpe de autoridad, una demostración de fuerza neroniana para dar un escarmiento a la población y desalentar posibles levantamientos», explica Avelino Pérez, ex diputado e histórico militante socialista.
Cerco de Gijón
Pérez conoció la historia de Carcedo en el exilio, en Francia, por boca de José Mata, que en 1937 comandaba el batallón al que pertenecía el miliciano ajusticiado. «Cuando quedaron cercados en Gijón, Mata y otros muchos eran partidarios de refugiarse en la sierra del Aramo. Carcedo quería hacerse fuerte en el entorno de Sama y ofrecer una resistencia numantina hasta que fuera posible». La mayor parte de lo que quedaba del Ejército republicano, unos 3.500 hombres, eligió la opción del Aramo tras romper el cerco en una operación que costó un millar de bajas.
Carcedo, junto a algunos compañeros, regresó al Nalón. Fue capturado poco después y encarcelado. El consejo de guerra que lo juzgó no tardó en dictar sentencia: condena a muerte por garrote vil, una pena capital inédita hasta el momento en Sama, según atestigua la prensa de la época. La sentencia se ejecutó un lunes 13 de diciembre. Los periódicos relatan que Carcedo pidió cuatro cafés y otras tantas copas de coñac en su última noche. Las crónicas de prensa en una Asturias ya ocupada por las tropas nacionales hacen hincapié en el nocivo influjo del marxismo sobre un minero de porte distinguido e inquietudes intelectuales. Apenas hacen alusión, en cambio, a la forma en que se produjeron los 990 asesinatos que se le imputaban al reo.
La repercusión del caso traspasó las fronteras de la región. En su libro «El deporte en la guerra civil», Julián García Candau cita la semblanza de Carcedo realizada por el periódico «El Ideal Gallego». En la publicación se atribuye al miliciano langreano una participación activa en «las checas que iniciaron la limpieza en Irún». También se asegura que tomó parte en los asesinatos de Honorio Maura y Leopoldo Matos. Tampoco en esta ocasión se ofrecen más datos sobre los cargos imputados al reo.
Movilización forzosa
De lo que no cabe duda es de que la ejecución pública de Carcedo cumplió su objetivo intimidatorio. El garrote vil se instaló junto a una farola ubicada en el centro de la plaza del Ayuntamiento. Era día de mercado en Sama. Los guardias de asalto se apostaron en los tejados de las casas circundantes, al tiempo que numerosos vecinos eran movilizados en sus casas para asistir al ajusticiamiento. África García, hoy nonagenaria, era vecina de Carcedo y logró evitar asistir a la ejecución. «Yo le conocía bien y era una persona normal. No era creíble para nadie que hubiese podido cometer todos esos crímenes que se le imputaban», asegura García.
Una opinión similar sostiene el escritor Nicanor Rozada, autor de varias publicaciones sobre los guerrilleros de los montes asturianos. «En la guerra hubo atrocidades en los dos bandos; el problema es que cuando acabó la contienda la represión franquista fue brutal y puede decirse que en ese momento se inició lo peor de la contienda. Carcedo fue un defensor de las libertades como otros muchos al que se le atribuyeron unos cargos exagerados», concluye Rozada.

 Ilustración de: Alfonso Zapico

” Soy marxista y no me averguenzo de ello. Vosotros, que hace poco defendiais y propalabais las mismas ideas que yo todavía mantengo, os atrevéis a venir aquí “
( Abelardo CARCEDO Castaño, el 13 de diciembre de 1.937 en la plaza del Ayuntamiento de Langreo, en Sama ) http://antonsaavedra.wordpress.com

FUENTE:  Miguel Á. GUTIÉRREZ
                [-----------------------------------------------------]

Garrote vil. http://es.wikipedia.org

El garrote vil o garrote es una máquina utilizada para aplicar la pena capital. Fue utilizado en España y estuvo vigente legalmente desde 1820 hasta la abolición de la pena de muerte, al aprobarse la Constitución Española de 1978.

Mecanismo de actuación.

El mecanismo del "garrote", en su forma más evolucionada, consistía en un collar de hierro atravesado por un tornillo acabado en una bola que, al girarlo, causaba a la víctima la rotura del cuello. La muerte del reo se producía por la dislocación de la apófisis odontoides de la vértebra axis sobre el atlas en la columna cervical.
Si la lesión producida aplasta el bulbo o rompe la cervical con corte medular, se produce un coma cerebral y la muerte es instantánea. Pero esto depende en gran medida de la fuerza física del verdugo y la resistencia del cuello del condenado, y la experiencia demostró que raramente sucedía así; la muerte solía sobrevenir por estrangulamiento, resultante de una serie de lesiones laríngeas e hioideas. Múltiples casos se daban en los que se alargaba la agonía del condenado. A título de ejemplo, el informe médico de la ejecución del famoso Jarabo en 1958 observaba que la muerte no se había producido de forma instantánea, sino con "excesiva lentitud", el fallecimiento se produjo a los quince minutos, después de una verdadera tortura. Jarabo tenía un cuello poderoso y su verdugo, Antonio López Sierra, era bastante débil físicamente.

Historia.

El garrote (en latín: laqueus) como instrumento de ejecución data de tiempos de la República Romana. Se sabe que una vez sofocada la segunda rebelión de Catilina, Publio Cornelio Léntulo Sura fue estrangulado junto a otros conspiradores por medio del laqueus; algunos bajorrelieves de la época testimonian su uso.
En el caso de este método de ejecución, el adjetivo "vil" deriva del sistema de leyes estamentales en el medievo. Por una cuestión simbólica, la decapitación con espada se consideraba pena reservada a los integrantes de la nobleza; en cambio, para los villanos (habitantes de las villas o integrantes de la "plebe"), se mantenía la ejecución "vulgar" mediante "garrote" (garrotazo). Posteriormente se aplicará la ejecución por compresión del cuello de la víctima, conservándose el nombre.
Más adelante, el garrote fue refinado. La variante denominada catalana incluía un punzón de hierro que penetraba por la parte posterior destruyendo las vértebras cervicales del condenado.
El garrote, con sus refinamientos, fue instituido porque el ahorcamiento se consideraba excesivamente cruel, ya que el lapso hasta la muerte era mucho más largo. En el momento en que se instauró el garrote, principios del siglo XIX, este argumento se mostró válido. Posteriormente los ingleses perfeccionaron la técnica de ahorcamiento mediante caída larga y escotillón que convirtió este procedimiento en el más rápido y limpio.
El uso del garrote se generaliza a lo largo del siglo XIX, favorecido por la simplicidad de su fabricación, que estaba al alcance de cualquier herrero. Mediante decreto de 24 de abril de 1832, el rey Fernando VII abolió la pena de muerte en horca y dispuso que, a partir de entonces, se ejecutase a todos los condenados a muerte con el garrote:
Deseando conciliar el último e inevitable rigor de la justicia con la humanidad y la decencia en la ejecución de la pena capital, y que el suplicio en que los reos expían sus delitos no les irrogue infamia cuando por ellos no la mereciesen, he querido señalar con este beneficio la gran memoria del feliz cumpleaños de la Reina mi muy amada esposa, y vengo a abolir para siempre en todos mis dominios la pena de muerte por horca; mandando que adelante se ejecute en garrote ordinario la que se imponga a personas de estado llano; en garrote vil la que castigue delitos infamantes sin distinción de clase; y que subsista, según las leyes vigentes, el garrote noble para los que correspondan a la de hijosdalgo.
Cada tipo de ejecución llevaba aparejada una escenificación distinta, diferenciándose cada una principalmente por el modo de conducir al condenado hasta el garrote: los condenados a garrote noble iban en caballo ensillado, los de garrote ordinario iban en mula o caballo y los de garrote vil en burro, sentados mirando hacia la grupa, o arrastrados. Es la denominación garrote vil la que ha prevalecido y hoy en día se suele usar este nombre para designar tanto al instrumento como a la pena de muerte que lo utiliza.
La ejecución se anunciaba con unos tambores con el parche flojo, no tirante, que se llamaban "cajas destempladas", de donde ha quedado la expresión.

Abolición.

La última mujer ejecutada en España fue Pilar Prades Expósito, la presunta envenenadora de Valencia (sin pruebas que mostrasen total evidencia), en la cárcel de esta ciudad en 1959. Los últimos hombres en pasar por el garrote fueron el anarquista catalán Salvador Puig Antich, en la Cárcel Modelo de Barcelona, y el delincuente común Georg Michael Welzel (Heinz Chez) en la de Tarragona. Georg, de origen pretendidamente polaco, en realidad era alemán y se llamaba Georg Michael Welzel. ) tuvieron lugar el 2 de marzo de 1974. Pero aún hubo un condenado más en 1977, aunque fue indultado: José Luis Cerveto, "el asesino de Pedralbes", condenado a muerte a garrote por un doble asesinato.
En Filipinas la pena de muerte por garrote no fue abolida después de dejar de ser colonia española y pasar a ser estadounidense en 1898. En Puerto Rico, al menos cuatro ejecuciones se llevaron a cabo usando este método antes de convertirse en Estado Libre Asociado estadounidense en 1952, aunque la pena de muerte fue abolida en 1929 en Puerto Rico y la última ejecución fue en 1926.
Durante la transición democrática española, será finalmente abolida la pena de muerte.
  • 1978: Publicación del "Proyecto de Ley sobre la abolición de la pena de muerte en el Código Penal Común". Éste es el antecedente del artículo 15 del Capítulo Segundo, Sección 1ª, de la Constitución Española, que establece la abolición de la pena de muerte "salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra".
  • 1983: La Reforma del 25 de junio supone la desaparición en el Código Penal de la Pena de muerte para todos los delitos.
Aunque es de destacar que la Constitución Española aún mantiene la formulación "salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra", si bien esta posibilidad no se recoge en el Código de Justicia Militar, al ser la Constitución la norma jurídica suprema, la legislación Española aún podría formular o modificar las leyes en tal sentido (en tiempos de guerra podría aplicarse la pena de muerte si se legislase al efecto).

Portada del periódico francés "Le monde liberetaire" haciendo referencia al garrote vil, pena de muerte medieval que Franco aplicó en España hasta 1974.

FUENTE: http://es.wikipedia.org

                                       [-------------------------------------------]

El 2 de marzo de 1974, hace sólo 39 años, fueron ejecutados a garrote vil en España dos hombres. Las dos últimas ejecuciones de la dictadura franquista con este método medieval. Uno de ellos era el anarquista catalán Salvador Puig Antich. De él se ha escrito casi todo. El otro se llamaba Heinz Ches. Oficialmente, era polaco y huérfano.

Georg Michael (derecha) junto al conocido anarquista Salvador Puig Antich (izquierda), en una histórica portada del semanario "El Caso". Ambos fueron ejecutados por garrote vil en 1974.  
http://www.memoriahistoricacartagena.com 
                         [----------------------------------------------------]
 


 http://escritoconsangre1.blogspot.com.es
El garrote vil fue el instrumento más usado por los verdugos en España. Aparece primeramente en su sentido de tormento y fue con éste fin con el que lo empleó la Inquisición Española.
 Una de las primeras apariciones célebres del garrote en las plazas hispanas se registró en Toledo, durante un gran Auto de Fe celebrado hacia el año 1600. Fernando VII decidió aplicar en España el garrote. Los comentaristas nacionales del Código Penal español de 1884 aseguraban que "es la forma menos repugnante, puesto que evita la efusión de la sangre a cuya vista no debe acostumbrarse el paisano".
Existen dos versiones del garrote: la española, en la cual el tornillo hace retroceder un collar de hierro, matando a la víctima por asfixia. Y la catalana, en la cual un punzón de hierro penetra y rompe las vértebras cervicales al mismo tiempo que empuja todo el cuello hacia adelante, aplastando la tráquea contra el collar fijo, con lo cual el reo perece tanto por asfixia como por la lenta destrucción de la médula espinal.
El garrote español fue empleado en España hasta la muerte de Francisco Franco, en 1975. Después se abolió la pena capital. La última ejecución tuvo lugar ese año: la víctima fue Salvador Puig Antich, un estudiante de veintitrés años perteneciente al Movimiento Ibérico de Liberación, hallado inocente en una revisión del proceso en 1979.
 El garrote catalán fue empleado hasta principios del siglo XX en Cataluña y en algunos países de Hispanoamérica. En las colonias españolas transoceánicas, pero sobre todo en Cuba, fieles gobernadores utilizaron el garrote para ejecutar enemigos y delincuentes durante todo el siglo XIX.


FUENTE:  http://escritoconsangre1.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario