23 de julio de 2013

Toros y toreros en Mieres y Asturias

TOROS EN MIERES.  http://taurinagijona.blogspot.com.es


La afición a los toros en Mieres comenzó a manifestarse en los primeros años del siglo XX. Comenzaron a organizarse becerradas y novilladas durante las fiestas de San Juan, San Pedro o el Carmen de la Villa. Las plazas se instalaban en diferentes lugares como en el solar del mercado de abastos; junto al Vasco; las Moreras; el Batán o Arroxo.
 


Hemaroteca de ABC



Mieres 27 de junio de 1911



6 Novillos de Ramirez.

Alhameño.Bien en el primero y quinto

Antonio Lobo oreja en el segundo y estuvo bien en el cuarto



Domingo 30 de junio de 1912
 

Plaza de toros de Mieres.feria de San Juán.

Toros de Cullar

Para Antonio Lobo

Alhameño
 y Fernando de la Venta



24, y 29 de junio 1913



Esta anunciado Juan Belmonte  y Fernando Rosales Rosalito con una novillada de Marqués del Pozo en Mieres.
El novillero Gaspar Esquerdo fue herido por el primer toro en la novillada que se celebró en Mieres el pasado martes.Tiene una herida incisa en el tercio inferior cara interna del muslo derecho con 2 trayectorias una de 4 cms de profundidad y 6 cms de extensión de abajo arriba, y otra de 5cms de profundidad y 8 cms de extensión de fuera a dentro que interesa piel tejido celular y aponeurosis muscular.En el coche de su familia fué trasladado a Carabanchel en donde esperan sus amigos verle restablecido.El Doctor Ruiz Albéniz quién le atendió explicó que en 20 dias si no hay complicaciones estará curado.
  14/06/1927
Con una grán entrada se celebró en Mieres una charlotada, en la que el auténtico charlot, el chispa, y sus botones hicieron las delicias de la concurrencia, que los ovacionó largamente.la comisión organizadora de las fiestas está siendo felicitadísima.

28/06/1927
Novillada. San Juan Mieres.
Ganado de Encinas.
Raimundo Tato estuvo colosal toreando y matando cortando orejas.
Castrelito cumplió y también fué aplaudido.

24 de junio de 1952
 

Plaza de toros de Mieres.Feria de San Juán.
Victoriano Valencia es ovacionado en su primero en su segundo lucha contra la mansedumbre del animal
Pepe Rosales,ovación en uno y oreja en otro
Joaquin Bernadó oreja y aplausos.

20 de junio de 1953

Plaza de toros de Mieres.San Juán.
4 novillos de Alonso Perivalvo para el colombiano Zúñiga y Curro Chaves.
Zúñiga en su primero dos vueltas al ruedo y ovación.En su segundo ovación y vuelta al ruedo.
Chaves: Ovacion vuelta al ruedo y salida a los medios en su primero.
En su segundo es volteado sin consecuencias.Ovación 2 orejas y rabo.
Los dos toreros fueron sacados a hombros de la plaza.
17 de julio de 1961

Novillada de la feria del Carmen.
4 novillos de Ignacio Encinas bravos y bien presentados.
el rejonador Manuel Baena cortó las 2 orejas y el rabo de su enemigo.
Jose Arribas fue ovacionado en los 2 suyos.
Pepe Landa estuvo deslucido en su novillo.Silencio.
Resumen de Cifra

 20 de junio de 1965
 
Plaza de toros de Mieres.San Juán.
Toros de la viuda de Don Candido Garcia bravos y codiciosos.
Antonio de Jesús una oreja y 2 orejas.
Fernando de la Peña vuelta y 2 orejas.
El rejoneador portugues Manuel Jorge corto una oreja.
 -------------------------------------------------------------

ASTURIAS Y LOS TOROS
  El triunfo del espada.
Circula el tópico, antiguo y muy extendido, de que en Asturias, y en general, en las provincias del Norte, no hay toros ni afición taurina.
D. Jesús Evaristo Casariego, autor del libro «Romances modernos de toros, guerra y caza» , afirmó en reiteradas ocasiones, oralmente y por escrito, la antigüedad de los festejos taurinos en Asturias, llegando a señalar que los hubo en esta tierra antes que en ninguna otra de España.
A finales del siglo X, no resultaba sorprendente que un toro bravo actuara como verdugo en una plaza de Oviedo. Si se empleaba a los toros en esos menesteres, forzosamente tenían que encontrarse a mano, en los campos próximos, pues sería incongruente, además de costosísimo, tener que ir a las otras vertientes en busca de ellos.
                        Cartel de corrida de toros en Mieres  http://taurinagijona.blogspot.com.es
Y dejando atrás la historia fabulosa, vayamos a la «Crónica General» que mandó hacer Alfonso X, en la cual se refiere que, con mucha anterioridad al sucedido milagroso del obispo Ataúlfo, en el año 815, el rey Alfonso II el Casto convocó Cortes en Oviedo, «e mientras que duraron aquellas Cortes lidiaban cada día toros e bofordaban de cada día e facían muy grandes alegrías» . Con toda probabilidad, ésta es la primera mención de corrida de toros que registra la historia de España. Posteriormente, hay noticia de que cuando el rey Alfonso VI hizo un viaje a Oviedo en 1075, en el curso del cual fue abierta el Arca Santa de la Catedral, igualmente se corrieron toros, interviniendo en el festejo Rodrigo Díaz de Vivar, más tarde conocido como el Cid Campeador, que venía con el séquito del rey. Encontramos noticias documentadas de corridas de toros a lo largo de la Edad Media, sobre todo a partir del siglo XV, y en el siglo XVII, abundantísimas. "La constancia de corridas de toros en la Asturias medieval no ofrece dudas", resume Casariego, "y las celebradas, sobre todo a partir del siglo XIII, debieron ser numerosas, pues los novillos tenían lugar en las fiestas y conmemoraciones de los pueblos. En el siglo XVI tal festejo resultaba imprescindible en las poblaciones de alguna importancia" .
De esto último poseemos un testimonio irrecusable, el relato del desembarco y primer viaje del futuro rey Carlos I por España, hecho por su cronista, Laurent Vital. Como es sabido, Carlos de Gante, que más tarde sería Carlos I de España y V de Alemania, pero que todavía no lo era, vino a España en 1517, a tomar posesión de la corona, herencia de su abuelo, Fernando el Católico. La armada real partió de Flesinga en dirección a Santander, pero vientos contrarios la desviaron hacia las costas asturianas, por lo que los pilotos, vizcaínos y buenos conocedores del mar Cantábrico, quedaron muy avergonzados, según apunta Laurent Vital. Dado el mal estado de la mar, el rey desembarcó en Villaviciosa, en Puente Huetes (y no en Tazones, como equivocadamente se dice) con parte de su séquito, mientras el resto de los cortesanos continuaron a bordo de las naves hacia Santander, adonde llegaron al cabo de dos días. El viaje por tierra del futuro rey fue más azaroso. El desembarco en Villaviciosa se produce al atardecer del día 19 de septiembre; al día siguiente era domingo, y los gobernadores de la villa fueron a hacerle reverencia, llevándole como regalos seis vacas, veinticuatro corderos, doce cestas de pan blanco y varios pellejos de vino. Y al otro día, el 21 de dicho mes, refiere Vital, "los de la villa, para distraer al rey y a las damas, hicieron una corrida de toros delante del alojamiento del rey, cuyos toros le hicieron pasar un buen rato, porque eran muy fieros y se defendían bien; mas, para dar fin a esta diversión, fueron desjarretados a fuerza de espadas, y, finalmente, muertos".
Continuando su viaje hacia el Este, Carlos, que con el tiempo llegaría a ser un buen aficionado, según nos cuenta Zapata de Chavews (llegó a alancear un toro fiero, que recibía el muy apropiado nombre de Mahoma), presenció corridas de toros en Ribadesella, Llanes y San Vicente de la Barquera.
De todas estas corridas presenciadas en la cornisa cantábrica, la de Llanes es la que está descrita con mayor meticulosidad. Vital describe cómo era el ruedo ("se escoge una plaza amplia y espaciosa para mejorar la diversión y correr los toros, cuyo lugar se cierra para la seguridad de los espectadores y preservarlos de los peligros que les podrían ocurrir"), quiénes eran los toreros ("un gran número de rudos compañeros, a pie, todos con justillos para mejor correr y defenderse contra los dichos toros, teniendo cada uno espada en la mano"). Vital es buen observador y se fija en todos los detalles: señala que el toro "se muestra muy sorprendido de ver a tanta gente por todos lados, porque por todas partes adonde va encuentra el paso cerrado, y además, para engañarle más y enfurecerle, los compañeros le clavan banderillas de diez pies de largas, que tienen en el extremo una punta de hierro enfilada como una lezna" . La faena termina dando muerte al toro, después de desjarretarle. En esta corrida, en la que hubo gran diversión, "los toros eran bravos, malos y valientes a maravilla, como lo demostraron luego después de haberse enfurecido, que hirieron a varias gentes, entre las cuales hubo un hombre puesto en peligro de muerte".
En rigor, el relato de la corrida de Llanes por Laurent Vital es la primera revista taurina que se ha escrito. De modo que tenemos los siguientes datos incuestionables: la primera mención histórica de festejos con toros tiene lugar en Oviedo; la primera «crónica taurina» relata una corrida celebrada en Llanes. ¿Podrá negársele, en consecuencia, a Asturias, como se hace, tradición taurófila?
 
 Toros en Mieres (paseillo de las cuadrillas) http://taurinagijona.blogspot.com.es
No nos extenderemos sobre otros testimonios. Bástenos recordar, relativo al siglo XVIII, el que figura en el cuestionario de Gil de Jaz, publicado con el título de "Timbres históricos de la ciudad de Oviedo", donde un anónimo informador señala que en Oviedo se celebraban varias corridas por el mes de septiembre y en otras fechas, "por una tradición que iba añadiendo fuerzas a las costumbres y tocando en una casi inmemorial tradición", añadiendo que en 1732 hubo dos corridas con un costo de mil pesos, cantidad muy alta.
Si hay toros, es normal que haya toreros, y lugares donde se celebren las corridas.
En cuanto a los toreros asturianos, encontramos a:
La lista desde los que actuaron en Villaviciosa hasta Rafael de Pelayo o Pepe Rosales es abundante. Sin pretender una nómina exhaustiva, citaremos a Antonio Argüelles, que, según Casariego, "fue matador de tronío y banderillero excelentísimo y tuvo un hermano llamado Esteban que fue novillero diestro y también muy notable en el arte de poner rehiletes" .
En la época de Fernando VII destacó Roque Miranda "Rigores", que tuvo dos hermanos banderilleros, Juan y Antonio, apodado este último "el Asturiano".
Tres matadores de alternativa registran las crónicas: José Antonio Suárez Iglesias; Severino Díaz Busto "Praderito" y Bernardo Casielles, el más importante de todos".
 Becerrada en Langreo http://taurinagijona.blogspot.com.es
         BECERRADA MIERES 1926 http://taurinagijona.blogspot.com.es
NOTA: 
Las "imagenes" de este artículo estan sacadas de:
http://taurinagijona.blogspot.com.es
-----------------------------------------------------------------------
Éstos son: 

JOSÉ ANTONIO SUÁREZ Iglesias:

Según El Cossío nació en Oviedo el 23-4-1828. Vivió desde pequeño en Madrid. Fue carpintero entre otras cosas. Alternativa en Madrid el 24-9-1860 por Julián Casas "El Salamanquino". Le atraía la política y por sus ideas republicanas tuvo que emigrar a Francia de 1866 a 1868. Fue un torero de aceptables condiciones. Toreaba de capa y muleta con serenidad y su valentía rayaba en la temeridad y estoqueaba con facilidad. Sus interrupciones y la falta de ambición hizo que no llegara a mas. Una vez retirado en 1878, montó una taberna en la calle del Factor en Madrid. Falleció el 21-1-1889.
"PRADERITO" (Severino Díaz Busto):
Nació en Gijón en 1887. Alternativa en Gijón el 22-8-1920 por Larita y Angelete. De carrera efímera, truncada trágicamente el 1º de septiembre de 1920, pero no de una cornada, sino de un tiro de revólver que le disparó el empresario taurino cuando discutían en la terraza del café Lion d'Or, cuando Praderito le fue a reclamar el 50% de lo beneficios estipulados. Al negárselos, éste se avalanzó sobre él y el empresario le disparó en el pecho. No fue un toreo fino, ni tampoco una figura, era valiente y decidido en todas las suertes, manejando la capa y la muleta con soltura.

BERNARDO CASIELLES Puerta:

Según El Cossío nació en Gijón el 25-6-1895, aunque pronto se fue a Oviedo con su familia. Su familia se opuso a sus aficiones taurinas.
Tomó la Alternativa en Oviedo el 19-9-1920 actuando de padrino Julián Sáiz "Saleri II" y de testigo a Juan Luis de la Rosa, con el toro:"Marqués" del Duque de Veragua.
La confimó en Madrid el 26-9-1920 actuando con Fortuna y Emilio Méndez, con toro: "Morenito" de Fernando Villalón. Torea con los mejores: Lalanda, Belmonte..., pero se le hace un vacío, pese a sus éxitos; así aguanta hasta 1924, año en que abandona el toreo y se dedica a actividades comerciales e industriales. Es el mas importante de todos los toreros asturianos. Toreó en casi todas las plazas de España y México. Se casó con una mexicana. El alzamiento le sorprende en Madrid, y según los informes policiales lucha en el frente de Guadarrama, donde resulta herido; a su regreso a Madrid obtiene el grado de capitán. Luego se trasladaría a Barcelona, donde se le encuentra en la sección de compras de material del Ejército. Luego se exilia en Caracas. Finalmente regresa a España, donde está al frente del Decanato de Espadas de Alternativa hasta que fallece el 9 de mayo de 1983 en la Residencia de Ancianos de Colmenar Viejo(Madrid). Fue enterrado en Oviedo el día 11.


Fotografía tomada el día 2 de noviembre de 1921 al torero asturiano Bernardo Casielles al entrar a matar a uno de los toros que lidió aquél día en la plaza de toros de la Cd. de México.Colección mejicana de tarjetas postales antiguas. http://taurinagijona.blogspot.com.es

Su hermano Miguel Casielles fue novillero y banderillero, pero una cornada en el vientre de un novillo de Mará Montalvo puso fin a su carrera, en la plaza de Tetuán de las Victorias de Madrid el 19-8-1934.

Más datos sobre BERNARDO CASIELLES.

En 1919 se sitúa en la cumbre de la novillería toreando 6 tardes en Sevilla.Toma la alternativa el 19 de septiembre de 1920 en la plaza de toros de Oviedo de manos de Juan Saénz Saleri II y de Juán Luís de La Rosa con toros de Veragua.Cortó 2 orejas y rabo saliendo a hombros, repitiendo al día siguiente con salida a hombros.El día 26 de Septiembre confirma su alternativa en Madrid con toros de Marqués de Lleu, de padrino Fortuna, y de testigo Emilio Mendez, siendo muy ovacionado. Cogió grandísimo cartel alternando con Belmonte y Gaona.En 1922 torea en Gijón 2 corridas en la feria de Begoña. Triunfó en España Francia Méjico y Venezuela durante varias temporadas llevando el nombre de Gijón y el de Asturias con orgullo por los ruedos.El 31 de diciembre de 1923 en Venezuela sufre una cornada a raiz de la cual baja su cartel, y en 1924 se despide de los ruedos en la plaza de Vista Alegre de Madrid.Es el torero más importante que ha dado Asturias, aunque ha habido otros muchos,pero no llegaron tán lejos.
Casielles, el torero masón.

El matador gijonés, que hizo el paseíllo en plazas de España y América, donde cosechó grandes triunfos, participó en una logia, fue capitán del bando republicano en la guerra y tiene calle en Oviedo


Gijón, Ignacio PELÁEZ Diario La Nueva España.08/2012  www.lne.es
Toreros asturianos ha habido pocos. Y masones, sólo uno: Bernardo Casielles Puerta. Lo que destaca de este gijonés y le hace singular es que consiguió aunar en su figura el arte de Cúchares, por un lado, y una azarosa vida que le llevó a combatir en la Guerra Civil, participar en una logia masónica y triunfar en ruedos del otro lado del Atlántico.

Nació un 25 de julio de 1895 en Gijón, hijo de un trabajador del Ferrocarril del Norte. Pronto aparecieron sus deseos de ser torero, aunque también tenía dotes de actor, pues llegó a participar en una obra de teatro en su etapa estudiantil. Pese a las buenas aptitudes de quienes le vieron sobre las tablas, su afición era otra. Con la ayuda del aficionado García Santos aprendió las suertes del toreo. Faltaba darse a conocer. La fecha elegida fue el 15 de agosto de 1912, en una corrida mano a mano con Manolete, padre, y Cocherito de Bilbao, con toros de la ganadería del Duque de Veragua. Durante la lidia del quinto toro, jabonero de mucha seriedad, saltó desde el tendido y tras tres pases de rodillas y remate de pie saludó ante una clamorosa ovación.

Perseverante, tenaz, de mucho genio, entre arrogante y presuntuoso, era el carácter de Casielles, lo que explica su afán por conseguir ser figura del toreo. Una vocación donde la suerte, aunque no siempre, marca la hoja de ruta. El azar quiso que actuando de sobresaliente en la plaza de toros de Vista Alegre, en Carabanchel, el diestro titular fuera cogido. El gijonés se quedó solo para estoquear dos novillos de Tovar y otros tantos de Terrones. El destacado triunfo le permitió comenzar a torear por muchas plazas de España, donde consiguió numerosos éxitos hasta tomar la alternativa, el 19 de septiembre de 1920, en Oviedo. Saleri II, como padrino de ceremonia, le cedió al toro «Marqués», de la ganadería, curiosamente, de Veragua, del que obtuvo los máximos trofeos (dos orejas y rabo). En su confirmación (en Madrid) le acompañaron Fortuna y Emilio Méndez, en un encierro del Marqués de Lleu.

Su paso por el continente americano, quizás por una mano negra que le impedía tener éxito en su país, estuvo marcado por los triunfos y por el amor. Toreó en México con Rodolfo Gaona y Juan Belmonte en 1922. Unos años después, según publica «El Noroeste» el 11 de febrero de 1925, fue detenido en ese mismo país tras enamorarse de una joven mexicana, Amparo Fuentes. El padre, millonario, denunció al torero. Ante el amor que ella declaró que los unía, el juez dejó en libertad a Casielles.

Durante sus últimas temporadas fue intercalando los paseíllos con las reuniones de la masonería. Se inició en la logia madrileña hispanoamericana n.º 379 del Gran Oriente español. Tras las pruebas pertinentes para hacer efectivo su ingreso, se inicia en la masonería el 1 de junio de 1921. Con el tiempo va escalando posiciones en los distintos grados que forman la parte jerárquica de la logia. Pasa al grado de compañero el 20 de julio de 1922, mientras que el 16 de junio de 1923 llega a convertirse en maestro masón, año en el que sufre una cornada en Venezuela que le hace bajar su nivel para después retirarse un año más tarde en la plaza de Vistalegre de Madrid.

La vida de Casielles no estuvo exenta de desgracias. Su hermano, Miguel Casielles, quiso seguir sus pasos sin que el matador pudiera impedirlo a sabiendas de la dureza interna del mundillo: en la plaza de toros de Tetuán de las Victorias, un 19 de agosto de 1934, un toro de la divisa de María Montalvo le infirió varias cornadas en el vientre de las que no se pudo recuperar.

Estar inmerso en una logia masónica hizo a Casielles ponerse del lado del bando republicano cuando comenzó la Guerra Civil española. Tras ser herido en el frente, en Guadarrama, fue elevado al rango de capitán. Durante la dictadura franquista fue condenado en 1944 por el Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo a doce años y un día de prisión. Se había exiliado a Caracas tras la derrota republicana y en ese país se ocupó de la explotación agrícola de su esposa mexicana. Allá pasó muchos años, hasta 1964, en que decide volver a su país, su tierra, sus calles, pues el torero no perdonó un verano en que no pasease por su Gijón natal hasta su muerte, en 1983, en Colmenar Viejo, siendo posteriormente enterrado en Oviedo, donde tiene una calle a su nombre. Lo que no ocurre en su ciudad natal. 
Bernardo Casielles, un gijonés que bien pudo formar parte del libro de Luismi Piñera «Raros, disidentes y heterodoxos», pues pocos gijoneses pueden decir, si es que hay alguno, que fueron actor, torero, capitán de guerra, maestro masón y veraneante en su ciudad natal. Si hay alguien, bien puede cortarse la coleta.
DIEGO RAMOS García:
Nació en Oviedo el 24-2-1977. Aunque en otros documentos he leido que vive y criado en Salamanca.
 La alternativa en Higuera la Real (Badajoz) el 15-9-2012, por Antonio Ferrera y Ambel Posada, con el toro:"Guapillo" de Gerardo Ortega. Oreja y oreja.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada