21 de octubre de 2012

Un cómic con mucha historia…de Mieres

Un cómic con mucha historia…de Mieres

  http://www.territorio-museo.com                   Montaña Central - Puerta de Asturias            Valles Mineros Asturias           Asturias Paraíso Natural                 

                                         Un cómic con mucha historia…de Mieres
La escultura dedicada al Marqués de Comillas de Bustiello ocupa una estupenda página, real y dibujada, de la historia del concejo que así vuelve a estar de actualidad.

Por iniciativa del Serviciu de Normalización Llingüística del Ayuntamiento de Mieres, con el respaldo económico de la Consejería de Cultura del Principado de Asturias, vio la luz el trabajo de Xosé Xuan González García (Turón, 1972) que se presentó el pasado mes de febrero de 2012, bajo el título Hestories del mio conceyu. Este artista, que tiene en su haber obras como El milicianu, Ocho valles, Milagru na canga y Nel día de la Victoria, muestra en su trabajo un atractivo estilo realista y narrativo, propio de la estética “graffitera”, como se aprecia en el guiño que hace en su portada al artista más destacado en este municipio: El Séptimo Crío. Aquí, este lenguaje gráfico y esos textos en asturiano, se ponen al servicio de algo más que valioso, imprescindible: el acercamiento con un lenguaje nuevo de los jóvenes mierenses a lo que es su historia, su identidad y sus hitos. Ahí adquiere su interés lo comentado sobre la industrialización y la creación del movimiento obrero, que permiten incorporar, con el trazo detallista y el color cuidado, una de las joyas de Bustiello: el monumento a Claudio López Bru, II Marqués de Comillas, datado en 1925 pues en dicho año falleció el patrón y se culminó la construcción de las últimas viviendas del poblado.
La obra se debe al escultor segoviano Aniceto Marinas García (1866 – 1953), de origen humilde y pensionado para su formación, que le llevó a Roma, destacando en su hacer realista y por el reconocimiento alcanzado. El que fuera miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y catedrático de la Escuela de Artes y Oficios de Madrid, participó en numerosas exposiciones nacionales e internacionales en las que logró gran reconocimiento (1890 la Medalla de Oro en la de Munich e igual distinción en la de Chicago, en 1898). Su obra pública, repartida por España, tiene en el Monumento a Velázquez dispuesto ante la puerta principal del Museo del Prado madrileño uno de sus emblemas y el monumento al Sagrado Corazón, en el Cerro de los Ángeles de la capital; bien conocido también, la escultura que dedicó a Guzmán el Bueno en la plaza homónima de León. En Asturias, además del monumento que nos ocupa, se debe a su diseño el monumento a Ramón Fernández Asenjo dispuesto en la villa de Luarca en 1927.

 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada