24 de agosto de 2012

Félix Granda Buylla (Sacerdote y Escultor)

 MIERENSE DE ADOPCIÓN

 

Félix Granda Buylla

Don Félix Granda y Buylla nace el 21 de febrero de 1868 en Pola de Lena, Asturias. Pronto muestra una importante inclinación artística, participando incluso en los círculos artísticos y culturales existentes en Asturias en su juventud, como la Colonia Artística de Muros de Pravia.
El 19 de diciembre de 1891, tras completar sus estudios en el Seminario de Oviedo, es ordenado sacerdote. A esta etapa corresponden sus primeras obras de arte religioso en Asturias, que le valen el reconocimiento del público y la crítica en su tierra natal, y le proporcionan el encargo de sus primeras obras en Madrid. En este sentido, obtiene en 1899 la Medalla de Oro de Segunda División de la Exposición Regional de Bellas Artes de Gijón. Este mismo año solicita su incardinación definitiva como sacerdote en la Diócesis de Madrid – Alcalá, donde desea continuar su formación artística.
En 1903 se traslada al Hotel Las Rosas, palacete situado junto al antiguo Hipódromo de Madrid (hoy Nuevos Ministerios), en el que instalará la sede de sus Talleres de Arte, primer nombre que recibió la empresa.

 
Es condecorado en 1911 con la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid, único premio concedido en la Exposición de Artes Decorativas organizada por dicha entidad. Este reconocimiento supone su consagración como artista.
El mismo año de 1911 edita el libro "Talleres de Arte", primer catálogo de la empresa. En él expone de forma magistral las ideas que le mueven a crear su empresa, a las que da un elocuente título: Mi propósito. A partir de esta fecha, se multiplican los encargos de obras procedentes no sólo de toda España, sino también del extranjero.
Tras la Guerra Civil española y la masiva destrucción de templos y arte religioso que se produce durante la misma, los Talleres de don Félix Granda participan activamente en su reconstrucción y restitución. La carencia de materias primas y la situación social obligan, sin embargo, a la creación de obras de menor entidad artística que las producidas en las cuatro primeras décadas del siglo XX.
Don Félix Granda fallece en Madrid el 23 de febrero de 1954, pero la obra que comenzó no muere con él. Como sociedad anónima, la empresa sigue adelante adoptando el nombre de Talleres de Arte Granda en honor a su fundador, manteniendo el espíritu, conservador e innovador a un tiempo, que llevó a su creación.
 
 
La Iglesia de san Juan Bautista de Mieres, de su interior destaca la intervención en el retablo y todo el prebisterio de los Talleres de Arte de Madrid, empresa del sacerdote lenense Félix Granda Buylla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada