11 de agosto de 2012

El padre Angel


 
El padre Ángel, sacerdote diocesano, nació el 11 de marzo de 1937 en La Rebollada (barrio distante 2,7 km de la villa de Mieres, capital del concejo o municipio asturiano de igual nombre). Estudia en el Seminario Metropolitano de Oviedo, donde se ordena como tal en 1961. Un año después, junto al también sacerdote mierense Ángel Silva, funda la Cruz de los Ángeles, institución de ámbito regional y de carácter asistencial para la acogida de niños y jóvenes marginados. En 1972, ya en Madrid, crea una asociación de ámbito nacional, Mensajeros de la Paz, organización no gubernamental que con el tiempo se ha extendido por muchos países del mundo. Fue también presidente fundador de la asociación Edad Dorada, dedicada a prestar atención a los personajes mayores necesitadas. Entre sus últimas iniciativas figuran la creación del Teléfono Dorado (llamada gratuita para los mayores que se encuentren solos) y la campaña «Le querrás más que a un hijo».
Uno de los primeros destinos del padre Ángel, recién ordenado sacerdote, fue ocuparse de la capellanía del antiguo orfanato de Oviedo. Desde entonces empezó a trabajar para proporcionar a los niños allí internos un medio lo más parecido a un hogar normal y lograr en ellos un desarrollo personal y psicosocial completo a través del crecimiento en un entorno familiar personalizado y cercano, en el que los niños pudieran encontrar el calor y el cariño necesarios en su formación. Así nacieron los primeros hogares de Mensajeros de la Paz, donde los hermanos pudieran seguir permaneciendo juntos, en los que se criaban chicos y chicas juntos, algo totalmente revolucionario en la España de entonces. Muy pronto estos hogares se fueron extendiendo por toda España y después se empezaron a abrir en otros muchos países, principalmente en América Latina.
Con el paso del tiempo, la incesante e incansable actividad del padre Ángel ha ido diversificándose, creando proyectos y recursos destinados a la protección y mejora de la calidad de vida de otros sectores sociales vulnerables, tales como discapacitados físicos y psíquicos, mujeres víctimas de la violencia doméstica, inmigrantes, etc.
En los últimos años, y especialmente en países occidentales, una de las principales preocupaciones del asturiano padre Ángel se han centrado en las personas mayores, muchas veces desatendidas, frecuentes víctimas del olvido. Para ellos ha creado residencias de ancianos, centros de día y otros proyectos destinados a favorecer sus condiciones de vida y su integración social, luchando especialmente por aliviar la soledad que afecta a los ancianos en el mundo desarrollado y al olvido social e institucional del que muchas veces son objeto.
Su actividad ha traspasado las fronteras españolas para favorecer el nivel de vida de comunidades y mejorar los aspectos asistenciales de la población más desfavorecida en países en desarrollo. También el padre Ángel ha escuchado las demandadas de ayuda humanitaria urgente realizadas por países que han sufrido desastres naturales o atraviesan momentos de dificultad especial: huracán Mitch, terremotos en El Salvador, crisis argentina, guerra en Irak, terremoto en Irán, etc., poniendo en marcha los recursos necesarios para acudir en su ayuda.
El padre Ángel ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 1994 y otras muchas condecoraciones nacionales y extranjeras. El 5 de febrero de 2010 recibía el título de Hijo Adoptivo de Oviedo y el 26 de mayo la Fundación Sabugo Tente Firme! de Avilés acordaba concederle una de las tres Sardinas de Oro del citado año, un galardón (el más antiguo del Principado) creado en 1970 por la citada Agrupación Folclórica para distinguir a todas aquellas personas que destacan por sus «méritos en los distintos campos del saber, del arte, de la empresa, de la política, del deporte o de aquellos otros que de alguna manera potencian de forma importante y trascendental a Asturias».
Director de la revista Claro Oscuro, capellán mozárabe de Toledo, capellán magistral de la Orden de Malta y caballero de la Orden Constantiniana de Jerusalem, Ángel García sobre todo es conocido popularmente como el «Padre Ángel de Mensajeros», el padre de los niños de la miseria, la enfermedad, la marginación y el desamor.
Bibl.: Jesús Bastante Liébana, El Padre Ángel: Mensajero de la Paz. La heroica lucha de un hombre contra la pobreza y la injusticia. Edit. La Esfera de los Libros, Madrid, 2007.
FUENTE: www.VivirAsturias.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada