12 de agosto de 2012

Accidentes mineros en Mieres en el siglo XX

"Lo que la mina se llevó"

http://elblogdelmierense.blogspot.com.es
Es un homenaje a los mineros en general y a los que fallecieron en las distintas minas del concejo en particular.

Grisú, el principal enemigo de los mineros

El grisú es un gas que puede encontrarse en las minas subterráneas de carbón, capaz de formar atmósferas explosivas y cuyo principal componente es el metano. El grisú tiene el mismo origen que el carbón y se forma a la vez que él. La mayor parte del grisú, en torno al 95%, se encuentra adsorbido sobre la superficie interna del carbón, mientras que el resto del grisú, alrededor del 5%, está en forma libre en las grietas, fisuras y fracturas que existen en el interior de la capa y del propio carbón.
Cuando la concentración de metano se encuentra entre los límites de explosividad, puede producirse una explosión si en la zona existe una fuente de energía suficiente. Ésta puede ser:
-Llamas desnudas
-Chispas de origen mecánico o eléctrico
-Superficies o gases calientes
IMAGEN: Representación artística de una explosión de grisú en una mina.

En caso de producirse una explosión de grisú, las consecuencias pueden ser catastróficas en pérdidas de vidas humanas y materiales. Además, una explosión de grisú puede iniciar una explosión de polvo de carbón, de consecuencias mucho más catastróficas.
Una explosión de grisú se desarrolla como una onda de choque (un aumento repentino de presión) seguido de un frente de reacción (una llama). En el caso de que exista polvo de carbón depositado en las paredes de las galerías, la onda de choque provoca que el polvo se ponga en suspensión en la atmósfera, incendiándose con el paso de la llama y provocando una explosión de polvo de carbón. Esta explosión progresará por las partes de la mina donde haya suficiente polvo de carbón depositado en las paredes. La mayor catástrofe minera en Europa ocurrió en Francia el 10 de marzo de 1906, en la denominada Catástrofe de Courrières. Oficialmente murieron 1099 personas, debido a una explosión de polvo de carbón que recorrió 110 km de galerías, probablemente originada por una explosión de grisú.

Catástrofes mineras de la minería mierense en el siglo XX

Rebuscando en la hemeroteca la primera noticia que encontramos de una persona fallecida en la mina nos lleva hasta el año 1900. En este caso no se trata de un accidente laboral sino de un crimen. Así lo recogía “La Voz de Asturias” el 3 de mayo de ese año:
“En una de las minas del valle de Turón se cometió un homicidio en la tarde del sábado pasado. A las dos de la tarde el operario de las minas del grupo San Víctor bajó a la plazuela del segundo piso a coger tres vagones y llevarlos al tercero; se interpuso el obrero Blas Díaz diciendo que tenía derecho preferente a ocuparlos, suscitándose una disputa. Se acometieron los hombres y el operario Alfredo Carroceda asestó una puñalada en el pecho a su contrincante, que falleció una hora después”.

Fue precisamente en San Víctor donde tuvieron lugar otros asesinatos entre compañeros de trabajo.

Avanzamos unos cuantos años hasta llegar a 1923, año en el que tiene lugar una catástrofe en Mina Baltasara, propiedad por aquel entonces de Fábrica Mieres.
El día 15 de julio de 1923 una explosión de grisú en una planta en la que habitualmente trabajaban quince obreros acababa con la vida, por asfixia, de trece de ellos, habiéndose salvado los otros dos al escapar por una galería próxima. Dada la magnitud del accidente, según recogen los diarios, el entonces diputado Manuel Llaneza junto con un ingeniero accedieron a la planta donde había tenido lugar el suceso para examinar las causas del mismo.

En los años siguientes encontramos derrumbes de galerías como los ocurridos en Minas de Figaredo y Santa Bárbara (con dos y un muerto respectivamente) así como varios homicidios entre mineros, y diversos accidentes laborales.
También hay constancia de la muerte de varios mineros en barricadas dentro de las diversas huelgas habidas en la primera mitad del siglo XX, como, por ejemplo, la huelga de veintidós días de duración y que se extendió tanto por las minas del Caudal como por las del Nalón de 1932.

La siguiente gran tragedia de la minería mierense tiene lugar el día 22 de junio del año 1959, en el Grupo Polio. Así lo recogía la prensa de aquella época:
“El dolor y la tragedia han vuelto a esta villa (por Mieres) a causa de un nuevo accidente minero. A causa de una explosión de grisú en el Grupo Polio, de la Fábrica de Mieres, perecen seis productores mineros. […] La gente de la villa comenta acerca de la tragedia, de las causas de la catástrofe. Al lugar del suceso ha acudido inmediatamente el delegado provincial de Sindicatos, don Eliseo Sastre del Blanco, el teniente de alcalde, el director gerente de Fábrica de Mieres […]”.
IMAGEN: Instalaciones del Pozo Polio.
No pasan nada más que tres años y medio años hasta la siguiente desgracia, que tuvo lugar el día 8 de enero de 1963 en el pozo Santa Bárbara, propiedad por aquel entonces de Hulleras de Turón.
Cinco mineros fallecían en un grave accidente (no sabemos si se trata de derrumbe, explosión…). A su entierro, dos días después, acudían el arzobispo coadjutor de la Archidiócesis de Oviedo, todos los miembros de Hulleras de Turón y de Minas de Figaredo así como varios representantes políticos y sindicales.
IMAGEN: Pozo Sta. Eulalia (ahora Lláscares),  
En el grupo Nueva Montaña (Ablaña) morían tres mineros a causa de un derrumbe. Es también en ese año, en concreto en julio, cuando un derrabe de carbón sepulta a cuatro mineros en el pozo Santa Bárbara y, menos de un mes después, once mineros mueren a causa de una explosión de grisú en el grupo Santo Tomás, también en Turón, como se refleja en este texto conmemorativo publicado en “La Nueva España” con motivo del XL aniversario de la tragedia:
“El 14 de agosto de 1967 una ráfaga de aire helado sacudió los corazones del valle de Turón. Ése día, poco antes de las nueve de la mañana, once mineros del Coto Santo Tomás, propiedad de Hulleras de Turón, murieron asfixiados y quemados por culpa de una explosión de grisú. […]”

IMAGEN: Placa "in memoriam" de lo ocurrido en 1967 en el pozo Santo Tomás.
Continuamos con el repaso a la crónica negra de la minería llegando hasta el año 1992, volviendo a hablar del Pozo Santa Bárbara.
En esta ocasión eran cuatro mineros (uno de ellos picador) los que fallecían, a causa de un derrumbe el día 19 de diciembre de ese año. Fue tal la repercusión del suceso que hasta el Rey los recordó en su tradicional mensaje navideño.
IMAGEN: Instalaciones del Pozo Sta. Bárbara, lugar donde tuvieron lugar varias catástrofes mineras a lo largo del siglo XX.
Tres años después, en 1995, tuvo lugar una catástrofe que, de seguro, todos los mierenses recuerdan: la muerte de catorce mineros en el Pozo San Nicolás.
Así lo recogía, días después, el periódico “ABC”:
“A las 3:15 horas de aquella madrugada la detonación acabó con la vida de diez mineros asturianos y de otros cuatro empleados checos de la empresa SATRA, subcontratada por Hunosa, mientras trabajaban en la capa octava del pozo situada entre la cuarta y la quinta planta del pozo, a 400 metros de profundidad.
En el interior de la explotación conocida popularmente como Nicolasa, ubicada en la localidad de Ablaña (Mieres) y de la que se extrae carbón desde 1855, trabajaban en el momento del accidente 59 operarios, pero sólo uno de los que se encontraba en la fatídica capa octava pudo sobrevivir a la explosión.
El siniestro conmocionó a Asturias, que decretó tres jornadas de luto oficial, y especialmente a las comarcas mineras, castigadas por las sucesivas reconversiones del sector, donde los sindicatos convocaron para el día siguiente una huelga general en la cuenca del Caudal, donde se ubica el pozo, secundada masivamente. Dos días después se celebró el funeral por los 14 fallecidos en la Catedral de Oviedo, presidido por el Príncipe de Asturias […]”

IMAGEN: Los mineros rescatan el cuerpo sin vida de uno de los fallecidos en 1995 en San Nicolás
Las investigaciones para aclarar el por qué de lo ocurrido se prolongaron desde finales de 1995 hasta el año 2003.

NOTA: Hemos repasado las catástrofes mineras ocurridas en las distintas explotaciones del concejo de Mieres. Cabe recordar que estos no son los únicos fallecidos en las minas del concejo durante el último siglo. Son varias personas más las fallecidas por derrumbes, en barricadas y en otros diversos accidentes laborales.

Fuente: http://elblogdelmierense.blogspot.com.es
_________________________________________________
_________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:
  • § Twitter – “El blog de Acebedo”


No hay comentarios:

Publicar un comentario