27 de julio de 2012

Industria y Mineria


Industria y Minería

 

Industria y Mineria Hasta principios del siglo XIX la economía de Mieres era fundamentalmente agraria. Con la explotación de las minas de carbón y la actividad siderúrgica, se inicia el desarrollo industrial del concejo.
La minería, fundamentalmente de hulla, fue el factor primordial en el desarrollo económico de Mieres. En 1840 técnicos ingleses, estudian los yacimientos mierenses e inician su explotación industrial. Tampoco faltaron en Mieres yacimientos de minerales de hierro y de cinabrio.
En cuanto a la siderurgia, Fábrica de Mieres fue la primera siderúrgica asturiana que obtuvo hierro al coque, llegando a ocupar un buen lugar en el conjunto de España, gracias a su ubicación en la zona carbonífera y en el centro de Asturias.
Guillermo Schultz, John Mauby, Numa Guilhou y Jerónimo Ibrán son figuras claves en este proceso de la industrialización Mierense.
 




Pozo Barredo: La sociedad Fábrica de Mieres, S.A. poseía, a finales del siglo XIX, sobre la ladera oeste del macizo Polio una mina de montaña de carbón conocida como Mina Mariana.  El carbón era transportado por el exterior mediante planos inclinados. El inferior de ellos salvaba un desnivel de 90 m, desde el exterior de Mariana hasta la zona conocida como "el Barreo" o "el Barredo", en el barrio de Bazuelo. En el Barredo, Fábrica de Mieres disponía de diversas instalaciones mineras: un lavadero, puesto en marcha en marzo de 1922 y una central termo eléctrica en 1916. Más al sur de Mariana, y a una altitud superior, Fábrica de Mieres poseía otra mina conocida como Corujas o Coruxas.
El descenso de la producción de Mina Mariana y Mina Coruxas, por agotamiento del yacimiento, obligó a Fábrica de Mieres a continuar la explotación del yacimiento en profundidad. Así en 1923 puso en funcionamiento, en la zona de Barredo, el Socavón Barredo, abierto 7 m por encima del nivel de la carretera de Adanero -Gijón.
El pozo Barredo fue escenario de un encierro protagonizado por las comisiones ejecutivas del SOMA-UGT y del Sindicato Regional de la Minería de CC.OO de Asturias en las fiestas navideñas de 1991, 36 sindicalistas, encabezados por José Ángel Fernández Villa y Antonio González Hevia, se encerraron en el interior del pozo, en la 4ª planta, en protesta por el Plan de Reconversión Industrial de HUNOSA. El encierro de Barredo es considerado uno de los hitos del sindicalismo minero asturiano.
Pozo Mariana: La mina Mariana perteneciente a Fábrica de Mieres era una mina de montaña, con hasta 15 pisos, sobre la ladera oeste del macizo Polio. El carbón de los diferentes pisos era transportado por el exterior mediante planos inclinados, llegando al inferior de ellos, desde el exterior de Mariana hasta Barredo. Desde ahí partía una línea de ferrocarril minero, que cruzando por Mieres, se juntaba en el Batán con la procedente de Mina Baltasara (también de Fábrica Mieres), para continuar hasta Ablaña donde estaba la fundición.
El mismo año que finaliza la actividad productiva de este pozo, comienza a ser usado para proyectos de investigación relacionados con seguridad minera por parte del Gobierno del Principado de Asturias. 


                                                                                                    Creación de hunosa:
Después de la Guerra Civil, la Segunda Guerra Mundial, primero, y la autarquía económica impuesta por el régimen de Franco, después, provocó la imposibilidad de que España importara cualquier tipo de carbón, al menos en grandes cantidades. Las importaciones de carbón, antes de la guerra, representaban el 25% del consumo nacional. Las consecuencias de esta situación son minas con bajos niveles de productividad y prácticamente sin mecanizar.
Tras esta fase, en 1959 (Plan de Liberalización) se decreta una liberalización parcial del carbón, comenzando las importaciones de carbón extranjero. Estas importaciones se vieron favorecidas por las exenciones aduaneras aprobadas a partir de 1962 para mitigar los efectos de las huelgas mineras.
Paralelamente, el carbón empieza a ser sustituido por otras fuentes de energía, como la electricidad y los derivados del petróleo, en el ferrocarril, barcos, siderurgias, hogares y otros sectores. De este modo la demanda del carbón disminuía.
Otro hecho decisivo es el fenómeno migratorio de los mineros asturianos, que se dirigen hacia Europa, especialmente a Bélgica y Luxemburgo, en busca de salarios más altos. Esta emigración supuso una escasez de mano de obra cualificada.
Todos estos factores provocan una crisis en el sector hullero nacional y asturiano. Los costes aumentaron más rápido que los ingresos haciendo que los beneficios de explotación disminuyeran. La disminución de los márgenes provocó la pérdida de rentabilidad de las empresas, de manera que a partir de 1962 dejaron de repartir dividendos o los redujeron drásticamente. Las empresas hulleras pequeñas cerraron y las grandes redujeron el tamaño de sus divisiones hulleras.
Ante esta situación de crisis el gobierno actuó mediante la Acción Concertada, centrada en el sector hullero.
Las bases de esta nueva política se fijaron en diciembre de 1963, en el I Plan de Desarrollo, pero no se aprobaron hasta la publicación de la Orden de 30 de marzo de 1965.
La ayuda estatal se supeditaba a la consecución, en un plazo de cuatro años, de los siguientes objetivos:
  • Incremento de la producción en un 20%.
  • Aumento de la productividad hasta alcanzar los 1100 kg/jornal.
  • Creación de lavaderos de alto rendimiento (superior al 90%).
  • Fomento de la concentración de explotaciones para conseguir mejoras en la organización del trabajo y en la capacidad financiera de las empresas.
  • Mejora de las retribuciones al capital y el trabajo.
Para alcanzar los objetivos propuestos las empresas debían presentar proyectos de "mejora y reconversión de las explotaciones". En contraprestación las empresas recibirían entre otros estos beneficios:
  • Mantenimiento del Régimen de Ayuda a la Minería de 1964, que establecía una subvención decreciente a fondo perdido a la producción, durante 4 años.
  • Reducciones fiscales.
  • Absorción de ampliación de capitales.
  • Expropiaciones forzosas.
  • Crédito oficial de hasta el 70% de la inversión al 6,5% de interés y reintegrable del 7º al 16º años.
La Acción Concertada resultó un completo fracaso. No se alcanzó ninguno de los objetivos. En abril de 1966 las empresas Sociedad Metalúrgica Duro-Felguera, Fábrica de Mieres, S. A., Industrial Asturiana Santa Bárbara, S. A. y Hullera Española, S. A., con dos filiales, proponen al Estado una concentración denominada HENOSA (Hulleras y Energías del Norte, S. A.), con un capital social de 7000 millones de pesetas. El Estado y las empresas privadas constituirían la sociedad a partes iguales. La actividad de la empresa sería la explotación conjunta de minas de carbón y de centrales térmicas. El proyecto sufrió varios cambios, siendo el más importante de ellos el abandono de la actividad eléctrica.
La solución final fue impuesta por el Decreto 486/1967, de 9 de marzo de 1967, por el que se creaba la Empresa nacional "Hulleras del Norte, S. A." (HUNOSA) con el objeto de "la explotación de minas de carbón, así como la realización de cuantas actividades con ella se relacionen". A las empresas antes citadas, se sumaban Carbones Asturianos, S. A. y Nueva Montaña Quijano, S. A.
En dicho decreto se establecía que el capital social inicial sería de 3.600 millones de pesetas, de los cuales el Estado español aportaría 2.600 millones, a través del Instituto Nacional de Industria, y el resto, 1.000 millones de pesetas, en especie, por las empresas hulleras asturianas que se integraban en HUNOSA.
Se constituyó mediante escritura pública otorgada el 14 de julio de 1967, con un capital de 3.380 millones de pesetas repartidos del siguiente modo:
Instituto Nacional de Industria
76,97%
Duro Felguera
9,97%
Hullera Española
6,04%
Fábrica de Mieres
2,36%
Nueva Montaña Quijano
1,82%
Carbones Asturianos
1,75%
Industrial Asturiana Santa Bárbara
0,79%
Compañía de Carbones, Industria y Navegación
0,26%
Compañía Industrial Minero Astur
0,04%
Las empresas mineras sumaban una plantilla de 20.017 trabajadores y una producción de 3.145.140 toneladas.
En una segunda integración, a partir del 1 de julio de 1968 se incorporaron a HUNOSA las empresas Hulleras de Veguín y Olloniego, Hulleras de Turón y Carbones de La Nueva. A partir del 1 de julio de 1969 se integraron Minas de Langreo y Siero, Mina Tres Amigos y Carbones de Langreo; y del 1 de enero de 1970, Nespral y Cía., Minas de Riosa, Coto Musel y Mina La Encarnada.
La mayoría de las empresas estaban descapitalizadas y sus productividades eran muy bajas.
A principios de 1970 las pérdidas acumuladas de la empresa ya superaban su capital social:
Pérdidas de HUNOSA (en millones de pesetas)
AÑO
de Explotación
de Reestructuración
TOTAL
1967 (2º semestre)
-
-
390,2
1968
963,8
202,2
1166,0
1969
1579
674,6
2255,5
Acumuladas
3811,7

Debido a esta situación, se toma la decisión de reducir el capital a cero, reintegrando el mismo, y se fija un nuevo capital de 3.900 millones. Los accionistas privados no acuden a la suscripción, debido a la coyuntura del sector hullero. Por tanto, el INI se ve obligado a desembolsar la totalidad del capital, convirtiéndose en accionista único, asumiendo todo el pasivo de las empresas mineras y unas instalaciones obsoletas.
HUNOSA se convierte en la tercera empresa pública minera en España, después de la Empresa Nacional Calvo Sotelo y la Empresa Nacional Carbonífera del Sur. Con la creación de HUNOSA empezaba una etapa nueva y distinta de la historia del carbón mineral en España.

Instalaciones:

Históricamente, las instalaciones de HUNOSA, tienen origen, prácticamente en su totalidad, en los activos aportados por las empresas mineras en su integración en la empresa. Así fueron aportados explotaciones subterráneas (pozos y minas de montaña), lavaderos, talleres, almacenes, economatos, etc.

Las principales explotaciones aportadas por las compañías mineras fueron:
  • Sociedad Metalúrgica Duro-Felguera S. A.: Pozo Modesta, Pozo Fondón, Pozo María Luisa, Mina María Luisa, Pozo Sotón, Pozo Venturo, Pozo San Mamés (o Villar), Pozo Santa Bárbara, Pozo Barredos, Pozo Carrio, Pozo Mosquitera (I y II), Pozo Rosellón, Pozo Aramil, Pozo Toral
  • Hullera Española, S. A.: Pozo San Jorge, Pozo Santiago, Pozo San Antonio
  • Fábrica de Mieres, S. A.: Pozo Nicolasa, Pozo Barredo, Pozo Polio (I y II), Grupo Cobertoria
  • Nueva Montaña Quijano, S. A.: Pozo Llamas
  • Carbones Asturianos, S. A.: Pozo Samuño
  • Industrial Asturiana Santa Bárbara S. A.: Pozo balanza San Fernando, Pozo plano Santa Bárbara
  • Compañía de Carbones, Industrias y Navegación, S. A.: Mina Carinsa
  • Hulleras de Veguín y Olloniego: Pozo Olloniego
  • Hulleras de Turón: Pozo San José, Pozo Santa Bárbara, Mina San Víctor
  • Carbones de La Nueva: Pozo San Luis
  • Minas de Langreo y Siero: Pozo San Enrique (o Lláscares), Pozo Pumarabule
  • Mina Tres Amigos: Pozo San José
  • Carbones de Langreo: Pozo Santa Eulalia (o Cabritu)
  • Nespral y Cía.: Pozo Sorriego, Pozo Entrego
  • Minas de Riosa: Pozo Montsacro
  • Coto Musel: Coto Musel
  • Mina Encarnada: Mina Encarnada
  • Minas de Lieres (integrada en HUNOSA tras su cierre): Pozo Siero
  • Minas de Figaredo: Pozos San Inocencio y San Vicente
Entre sus instalaciones en activo, en 2012, se encuentran siete pozos, un lavadero de carbón y una central térmica:

 Zona del Nalón:

  • Pozo Candín (La Felguera)
  • Pozo María Luisa (Ciaño)
  • Pozo Sotón (Sotrondio)
  • Pozo Carrio (Laviana)

Zona del Caudal:

  • Pozo Montsacro (La Foz)
  • Pozo San Nicolás (Ablaña)
  • Pozo Aller (Aller)
  • Lavadero del Batán (Mieres del Camino)
  • Central térmica La Pereda (Mieres del Camino)




La Evolución de la plantilla de trabajadores de Hunosa desde su creación:





Año 1967 – 18757                       Año 1968  23070                      Año 1969  -  26590
Año 1970 - 26294                        Año 1971 –  25960                     Año 1972 –   23899
Año 1973 – 23891                       Año 1974 –  24264                     Año 1975 –   24930
Año 1976 – 24546                       Año 1977 –  23895                     Año 1978 –   23389
Año 1979 – 23011                       Año 1980 –  22150                     Año 1981 –   20849
Año 1982 – 21149                       Año 1983 –  21122                     Año 1984 –   21018
Año 1985 – 20957                       Año 1986 –  20470                     Año 1987 –   19671
Año 1988 – 19307                       Año 1989 –  18719                     Año 1990 –   18250
Año 1991 – 17511                       Año 1992 –  14341                     Año 1993 –   12187
Año 1994 – 10925                       Año 1995 –  10166                     Año 1996 –   9441
Año 1997 – 8792                         Año 1998 –  7908                       Año 1999 –   7477
Año 2000 – 6866                         Año 2001 –  6151                       Año 2002 –   5499
Año 2003 – 4849                         Año 2004 –  4137                       Año 2005 –   3378
Año 2006 – 3094                         Año 2007 –  2695                       Año 2008 –   2490
Año 2009 – 2277                         Año 1010 –  2042                        Año2011 –   1750

No hay comentarios:

Publicar un comentario