10 de septiembre de 2016

La sima abisal de Avilés, un enorme valle submarino en aguas asturianas

Un tesoro oculto bajo el Cantábrico
Recreación informática del accidente geológico
Ver artículo del Blog: “El descomunal valle sumergido a poco más de 7 millas marinas (menos de 15 Km.) mar adentro desde la bocana de la ría de Avilés” de fecha 24 de febrero de 2014
El extraordinario interés geológico, biológico y ecológico del Cañón de Avilés
Calamar gigante del cañón de Avilés
El litoral asturiano posee uno de los rasgos geomorfológicos más interesantes que existen a nivel mundial: el "Cañón de Avilés". Se trata de un enorme valle submarino con morfología en "V" -el de mayor hondura conocida- situado a escasa distancia de la costa y con una orientación dominante Noroeste-Sureste. Tallado en sus comienzos (15 km. mar adentro) sobre la plataforma continental cantábrica, comienza con una profundidad de unos 130 metros y llega a los 4.750 en su final, después de recorrer 75 km.
Presenta una estrecha relación con el accidente geológico más sobresaliente de nuestra región: la Falla de Ventaniella, importante zona de fractura que secciona el solar asturiano desde Avilés hasta el puerto de montaña homónimo, en el concejo de Ponga, pero que se prolonga bastante más allá de los límites de Asturias por la Cordillera Ibérica, llegando a alcanzar probablemente el Mar Mediterráneo.

Cachalote pigmeo varado en una playa de Asturias
Esta notable falla tectónica muestra evidentes signos de inestabilidad, pues concentra buena parte de la sismicidad regional, varios de cuyos epicentros dibujan con precisión su rectilíneo trazado NO-SE.
En realidad, no se trata de un valle único, ya que el principal va acompañado por otros dos tributarios conocidos como El Corviro y La Gaviera (además de una plataforma marginal: Canto Nuevo), confluyendo los tres en uno solo en la zona inferior del talud, hasta desembocar con morfología de abanico en la profunda llanura abisal. Estos cañones son el resultado de la acción erosiva durante el periodo Neógeno aprovechando la debilidad de antiguas fracturas tectónicas reactivadas durante los tiempos de la apertura del Golfo de Vizcaya.
Además del enorme interés geológico que representa, el Cañón de Avilés juega un importante cometido en el ámbito biológico, ampliamente puesto de manifiesto por equipos de investigación científica de la Universidad de Oviedo.
La enorme diferencia de cota existente entre el inicio y el final del cañón -cerca de 5 kilómetros- favorece el que sus aguas presenten varios ecosistemas en relación con la profundidad, en los que influyen asimismo las corrientes provocadas por una compleja topografía, interactuando mecanismos de transporte de sedimentos y materia orgánica favorecedores de la vida. La biodiversidad establecida en este hábitat sobrepasa el millar de especies animales -algunas desconocidas- y muchas de ellas bentónicas.
Tiburones a 10 metros de la costa de Lastres, 9 de Abril del 2012
En la plataforma continental se concentran bancos piscícolas, objeto preferente de la flota pesquera por su variedad de especies (entre otras, merluza, pixín, jurel, caballa, lenguado, cigala, etc.).
Finalizando el pasado siglo investigadores de la Universidad de Oviedo pusieron de manifiesto la existencia de corales en el cañón, hecho que fue ratificado en posteriores campañas oceanográficas, a destacar las desarrolladas en 2008, por el buque "Oceana Ranger", utilizando un robot submarino, y la del año 2010, ejecutada por un grupo de científicos del "Instituto Español de Oceanografía" (IEO), embarcados en el buque oceanográfico "Vizconde de Eza". Estas pesquisas lograron descubrir en la zona profunda un rico y bien estructurado ecosistema de arrecifes coralinos adecuados a aguas frías, llegando localmente a formar éstos los clásicos montículos de naturaleza carbonatada, cuya antigüedad alcanza los ocho mil años. Los organismos que los generan son variados, a destacar los corales de diversas características (negros, amarillos...), esponjas, erizos, anémonas. Este hallazgo contradice la clásica teoría de que este tipo de ecosistemas con altos índices de biodiversidad son propios de zonas tropicales con aguas cálidas y bien iluminadas.
Calderón común
Más abajo se encuentra una relativa abundante biodiversidad de cetáceos: delfines, calderones o ballenas piloto. Pero el organismo que más llama la atención es, sin duda, el calamar gigante (el legendario kraken, una criatura marina de la mitología escandinava que atacaba a los barcos y devoraba marineros), con una envergadura entre 15 y 18 metros y media tonelada de peso, cuyos ejemplares pudieron ser observados en el ahora inoperante museo de Luarca.
En resumen, todo un escenario natural que presenta los parabienes para formar parte de la "Red de Áreas Submarinas Protegidas de España" (RAMPE), parangón que ya ostentaba el entorno de la montaña submarina de El Cachuco, también denominado Banco Le Danois en honor a su descubridor, desde 2011, situada a 65 km. de la costa de Ribadesella. Así lo confirmó la Unión Europea a principios de este año, al incluir este complejo de depresiones como "Lugar de Importancia Comunitaria" (LIC), título que conlleva establecer una regulación de las actividades pesqueras, navegación, explotación del subsuelo o extracción de recursos naturales, es decir, preservar lo que atesora este importante ecosistema marino mediante una adecuada gestión.
Cangrejo Neolithodes grimaldii que habita en el Cañón de Avilés. - Axayacatl Molina-Ramírez
FUENTE: MANUEL GUTIÉRREZ CLAVEROL
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Riqueza a 4.000 metros de profundidad
La fosa marina es un ecosistema irrepetible con 1.380 variedades animales catalogadas
El responsable de la Cepesma defiende la protección del cañón de Avilés: "Es una de las simas abisales más importantes del planeta por su riqueza biológica", sentencia Luis Laria
Luis Laria, en el Museo del Calamar Gigante, en Luarca.
El cañón de Avilés es una aventura de 4.000 metros de profundidad para cualquiera que se adentre. Para Luis Laria, responsable de la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma), es una de las simas abisales más importantes del planeta "por su diversidad y riqueza biológica". De ahí que Laria apruebe la decisión del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) de incluir dicho enclave en la Red Natura 2000 de ámbito marino como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC). "Hasta los pescadores -que más que menos se oponen a la catalogación de la sima- deberían estar contentos porque algunas medidas de protección beneficiarán a ciertas pesquerías", precisó Laria.

Laria ofreció una conferencia en el Club LA NUEVA ESPAÑA de Avilés en agosto de 2014 sobre las especies abisales del cañón de Avilés en el marco de la feria Bitácora. Hizo alusión a las especies conocidas, en concreto, a los ejemplares que reposan en la sede de la Cepesma, en Luarca. Destacó que en este enclave misterioso -a partir de los 80 metros reina la oscuridad, en la zona afótica- habitan y conviven especies como el kraken (calamar gigante) de Julio Verne, que los marineros asturianos conocen por "Peludín".
El cañón de Avilés,  la gran sima del Cantábrico
En el cañón hay también corales blancos, algas, tiburones, múltiples cetáceos en su superficie y también especies pesqueras de interés comercial. Habitan, concretamente, familias de delfín mular, marsopas, la tonina, los zifios, el calderón común y también el cachalote pigmeo.
En la sima abisal reside igualmente el tiburón anguila, un animal de aspecto primitivo que apenas ha evolucionado desde la Prehistoria. En la sede de la Cepesma hay tres ejemplares de este tiburón, cuya imagen acompaña, abajo a la derecha, esta información. Viven también a muchos metros de profundidad especies de radiolarios (protozoos), esponjas lámparas, corales blancos, gorgoniáceas e incluso un gusano tubicora bentónico que puede vivir más 250 años, dijo Luis Laria, de la Cepesma.
"La sima abisal de Avilés es espectacular, por eso aplaudo la protección", concluyó Laria en el Club LA NUEVA ESPAÑA de Avilés.
Tiburón anguila
Los pescadores asturianos están de acuerdo con que se adopten medidas de protección, pero rechazan que éstas sean tan estrictas como las del Cachucho, una gran montaña submarina localizada a unos 65 kilómetros de la costa asturiana de Ribadesella y que en 2011 fue declarada la primera zona marina protegida del país. Para adoptar tal medida de protección se valoró la existencia de una gran riqueza biológica en estos fondos y se confirmó la presencia de adultos reproductores de varias especies de interés comercial como el lirio, muy abundantes en el Banco durante la época de puesta. Esto hizo que se considerara El Cachucho "una fuente de recursos pesqueros de enorme valor".
Cruzando el Cañón de Avilés
La ficha elaborada por los responsables del proyecto Life+Indemares presenta la sima abisal avilesina como un "gigante cañón submarino que constituye uno de los ecosistemas más extraordinarios de la plataforma del mar Cantábrico".
Riqueza extraordinaria en las simas del Cañón de Avilés
FUENTE: MYRIAM MANCISIDOR
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
NOTA: Si te ha interesado esta entrada y quieres preguntar, comentar o aportar algo al respecto, puedes dejar un comentario o escribir a mi dirección de “correo del blog” con la seguridad de ser prontamente atendido.

¡¡¡Difunde “El blog de Acebedo”  entre tus amistades!!!

Sígueme en:

·                     § - FACEBOOK - Roberto Cortina Mieres
·                     § Twitter – “El blog de Acebedo”
·                     § - Blog-Blogger.  http://elblogdeacebedo.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada